Archivos del mes: 31 mayo 2013

Different styles together

5719858304_cca514045eI’ve been here for six months and I have worked with buildings designed with what we call “Qatari style”. With a special Arabic aesthetics, some construction techniques based on tradition and customs of the place and a way to organize itself in Middle East. And I wonder, could we mix styles?

I remember an artistic architectural style that was characterized by mixing elements from different periods of history and different styles, the Eclecticism. Some buildings projected Western architects choosing what they considered the “best” of every time or everywhere. Actually, eclectic means chosen.

With globalization it seems that boundaries blur and that there are not many cultural differences between areas. But there are. It’s said by one European who lives in Middle East. We enrich, it helps us to learn, to grow, to change our point of view … in short, they are positive. But even, there are differences.

Could we design a building of choices of each style? In terms of form, aesthetics, appearance. And could we select construction techniques, structural, etc. that best worked? So, how to project, to organize and build the work? It would be a good mix, right? I think it can. Moreover, I am sure there are many examples.

The hard part comes now, can we mix people? I have friendship with Arab and Muslim exceptional people. They are more than good. I have no doubt. So, we can mix friends.

The question is, can a mixed couple work well? For many years I thought so. Imagine a relationship where one person is Arabic and its religion is based on the Quran. And the other person is Western. For example, from Europe. I will not say that he or she is a Christian because the hallmark of most of us is the culture, not religion. I have always been convinced that yes. And it was not a simple thought, it’s based on a deeply personal experience.

Now I’m living in the Arabian Peninsula, with European and Arab friends. And I use to deal with mixed couples. I guess, is this cultural difference a inevitably condemns the relationship to fail? And I think not. I remember that with love, tolerance and respect they can overcome difficulties, build bridges and end up having a rich relationship. And you can even establish a multicultural family.

Other times I think that the issue is very delicate. That understanding is energy intensive and there really significant differences.

When I see mixed couples, they cause me a feeling of tenderness, admiration and sadness. The sadness is because I know they need to overcome barriers to maintain a cordial and successful relationship.

In short, I believe that it is possible that a relationship between a Muslim and a European one success. But if I’m honest … I am not sure. What do you think? If you respond or answer, do it without prejudice. Try to be objective and have a tolerant tone. So what do you think?

Anuncios

Casando diferentes estilos

5719858304_cca514045eEn los seis meses que llevo aquí mi trabajo ha sido con edificios proyectados con lo que llamamos “qatarí style”. Con la estética de aquí, unas técnicas constructivas basadas en la tradición y costumbres del lugar y una manera de organizar propia de Oriente Medio. Y yo me pregunto, ¿podríamos mezclar estilos?

Me viene a la cabeza una tendencia artística que arquitectura que se caracterizaba por mezclar elementos de distintas épocas de la historia y de diferentes estilos. El Eclecticismo. Algunos arquitectos de occidente proyectaron edificios eligiendo lo que consideraban “lo mejor” (¿de cada casa?). El caso es que ecléctico significa escogido.

Con la globalización parece que las fronteras de difuminan y que no existen tantas diferencias entre zonas culturales. Pero sí las hay. Lo dice una europea que vive en Oriente Medio. Nos enriquecen, nos ayudan a aprender, a crecer, a cambiar nuestro punto de vista… en definitiva, son positivas. Pero haberlas, haylas.

¿Podríamos diseñar un edificio eligiendo lo mejor de cada estilo? A nivel de forma, de estética, de apariencia. ¿Y podríamos seleccionar las técnicas constructivas, estructurales, etcétera, que mejor funcionaran? ¿Y la forma de proyectar, de organizar y de construir la obra? Sería una buena mezcla, ¿verdad? Creo que sí se puede. Es más, estoy segura de que existen numerosos ejemplos.

Lo difícil viene ahora, ¿podemos mezclar personas? Tengo una amistad y unas relaciones con personas árabes y musulmanas excepcionales. Funcionan más que bien. No me cabe ninguna duda. Podemos mezclar amigos.

La cuestión es, ¿puede funcionar bien una pareja mixta? Durante muchos años he pensado que sí. Imaginemos una relación donde una persona es árabe y su religión se basa en el Corán. Y la otra persona es occidental. Por ejemplo, de Europa. No diré que es cristiano o cristiana porque lo más característico de la mayoría de nosotros es la cultura y no la religión. Pues siempre he estado convencida de que sí. Y no era un pensamiento gratuito, estaba basada en una experiencia personal muy profunda.

Ahora me veo viviendo en en la Península Arábica, teniendo amigos europeos y árabes. Y tratando con parejas mixtas. Y me vuelvo a preguntar, ¿esta diferencia cultural condena irremediablemente la relación al fracaso? Y quiero pensar que no. Y quiero recordar que con amor, con tolerancia y con respeto se pueden superar las dificultades, establecer puentes y acabar teniendo una relación rica. Y se puede, incluso, establecer una familia multicultural.

En otras ocasiones pienso que la cuestión es muy delicada. Que el entendimiento consume mucha energía y que hay  diferencias realmente considerables.

Las parejas mixtas me provocan una sensación de ternura, de admiración y de tristeza. La tristeza es porque conozco las barreras que ambos necesitan superar para mantener una relación cordial y con éxito.

En definitiva, quiero creer que sí es posible que una relación entre un musulmán y una europea tenga éxito (digo musulmán-europea porque son los casos que conozco). Pero si soy sincera… no lo tengo claro. ¿Tú qué piensas? Eso sí, si vas a responder o a responderte, hazlo sin prejuicios. Intenta ser subjetivo o subjetiva y tener un tono tolerante. Así que, ¿tú qué opinas?

Bright or brindless??

OLYMPUS DIGITAL CAMERAA few months ago I bought a plant and put it in my bathroom. A Galatea, which is one of my favorite ones. Gradually their leaves have been getting sad and falling. I think it’s the heat. I’ve taken to the living room where the air conditioning is on almost all day. I think it has begun to rise again.

The one that I bought in Spain before coming was not so lucky. I took it the home that my parents have in the country. I asked the girl for a strong plant to resist the cold of the highlands and could stay several weeks without being watered, because sometimes my parents spend time without going to town. It died because of cold.

Plants that can not resist extreme conditions extremes in temperature… And people who are able to adapt to any situation. In fact I am living in a desert. The air we breathe comes directly from the machines that cool. And about oxygen, I am not sure where from. I do not think from the four or five trees that we have in this city. Otherwise, we are almost all the time in thermal comfort conditions. Closed buildings, air-conditioning in houses, air conditioning car … The same happens in reverse in geographic areas where it is the cold that threat.

Human beings are able to live anywhere in the world, however they are arid or icy conditions. And architects learn, think and devise ways to shelter from inclement weather. Not only for shelter, but to be comfortable and at ease in them.

And tell me, is the human being amazing by the ability to design and implement living spaces regardless of what happens outside? Or we are mad and we are creating atrocities? Do we think about ecology, sustainability … about the logic? Would it make more sense that we all lived in latitudes where weather is not so exaggerated?

I honestly do not know the answer. I’ve always liked studying interior construction systems to isolate, to protect them. Not so much, but I have studied also the facilities.

We can turn off night and turn on day. Modify the humidity of a room and create a ski area in the desert, as our neighbor Dubai did. My feeling about this is twofold: I’m surprised, amazed by what technology and construction are able to create. And, at the same time, I am sad and desolate because we are contradicting the laws of Nature. This cannot be good.

For thousands and thousands and thousands of years men and women have developed their life during the day and stayed overnight. I do not think it possible that in a few generations we adapt to do otherwise, or steal hours to our break.

Will we get to create unbelievable and unimaginable buildings and facilities or will we be victims of all this artifice? Because it is also true that there are new illness, allergies, intolerances …  Does this have any relationship with the estrangement from Nature?

You know that since I’m here I talk a lot about God. Does God want that we respect geographical areas and climates or did he give us a brain to overcome them?

What do you think?

¿Brillantes o descerebrados?

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHace unos meses me compré una planta y la puse en mi cuarto de baño. Una calatea, que es una de mis favoritas. Poco a poco sus hojas se han puesto tristes y se han ido descolgando. Creo que es del calor. La he llevado al salón donde el aire acondicionado está encendido casi todo el día. Creo que ha empezado a resucitar.

La que no tuvo tanta suerte es la que compré en España antes de venir y la llevé a la casa que tienen mis padres en Cuenca. Le pedí a la chica una planta fuerte, que resistiera al frío de la Serranía y que pudiera pasar varias semanas sin ser regada, pues a veces mis padres pasan tiempo sin ir al pueblo. Y claro, yo ahora estoy a miles de kilómetros. Murió de frío.

Plantas que no resisten condiciones (casi) extremas de temperatura. Y personas que son capaces de adaptarse a cualesquiera situaciones. De hecho estoy viviendo en un desierto. El aire que respiro viene directamente de las máquinas que lo enfrían. Y el oxígeno, no sé muy bien de dónde. No creo que de los cuatro o cinco árboles que hay en este país. Y sin embargo, estamos casi todo el tiempo en unas condiciones de confort higrotérmico. Edificaciones cerradas, instalaciones de climatización, coches con aire acondicionado… Lo mismo pero al revés sucede en áreas geográficas en las que es el frío el que amenaza.

El ser humano es capaz de vivir en cualquier parte del planeta, por muy áridas o gélidas que sean las condiciones. Y los arquitectos aprenden, piensan y diseñan fórmulas para refugiarnos de las inclemencias del clima. No solo para protegernos, sino para estar cómodos y a gusto en ellos.

Y digo yo, ¿las personas somos increíbles por la capacidad para idear y ejecutar espacios habitables independientemente de lo que pase fuera? ¿O nos hemos vuelto locos y estamos creando barbaridades? ¿Pensamos en la ecología, en la sostenibilidad… en la lógica? ¿Tendría más sentido que todos viviéramos en latitudes que no se necesitara esta climatización tan exagerada?

Sinceramente, no sé la respuesta. Siempre me ha gustado estudiar los sistemas constructivos para aislar interiores, para protegerlos. No tanto, pero sí lo he estudiado, el funcionamiento de las instalaciones. Los hay más respetuosos con el medio ambiente y otros que lo son menos.

Podemos encender las noches y apagar los días. Modificar la humedad de una sala y crear una pista de esquí en el desierto, como ha hecho nuestra vecina Dubai. Mi sentimiento hacia esto es doble: estoy admirada, maravillada con lo que la tecnología y la construcción son capaces de crear. Y, a la vez, triste y desolada porque estamos contradiciendo las leyes de la Naturaleza. Esto no puede ser bueno.

Durante miles y miles y miles de años los hombres y las mujeres han desarrollado su vida durante el día y han dormido durante la noche. No creo que sea posible que en unas pocas generaciones nos adaptemos a hacer lo contrario, o a robarle horas al descanso.

¿Llegaremos a crear edificios e instalaciones increíbles e inimaginables o seremos víctimas de todo este artificio? Porque también es cierto que surgen enfermedades, alergias, intolerancias… ¿Tiene esto algo que ver con que estemos cada vez más alejados de la Naturaleza?

Ya sabéis que desde que estoy aquí hablo mucho de Dios, casi por contagio. ¿Creó Dios zonas geográficas para respetar los climas o nos dio un cerebro para superarlos?

¿Tú qué opinas?

Amiga Esperanza

EsperanzaHace dos o tres días que estoy triste. Hoy me he levantado sin energía, con la sensación de que me falta motivación. Ya no doy un salto de la cama cuando suena el despertador a las seis y media. Ayer, cuando estaba con mis compañeros, ni siquiera tenía ganas de reír. Y me pregunto si será porque no me gusta mi trabajo… No sé si mi profesión o cómo la desempeño en el día a día. O quizá sea porque añoro mi casa. Mis padres, mi gente. Hace seis meses que vivo en este desierto.

Hacía mucho tiempo que no me había sentido triste. Al principio de vivir en Doha me pasó varias veces. Aunque en realidad no es tristeza lo que siento ahora, sino falta de energía, desaliento. No es grave, pero me gusta la vida cuando estoy entusiasmada, cuando tengo ganas de reír todo el tiempo… ¿Y qué puedo hacer? Me replanteo brevemente mi situación actual y mis posibilidades. Quizá pueda cambiar mi camino, pero este es el punto de partida, eso no lo puedo variar.

Me levanto despacio, macilenta. Apesadumbrada. Tomo una ducha, me visto y voy a la cocina. Suelo desayunar consultando el correo y mi cuenta de facebook. ¿Qué encuentro? Un mensaje. Un mensaje de Esperanza, cual señal divina, para marcar un punto de inflexión y comenzar a subir el ánimo poco a poco. Esperanza es una compañera en la Asociación Valenciana de Empresarias y Profesionales a la que pertenecía cuando vivía en España.

Esto sucedió hace tres días. Me saludaba, me decía que habíamos coincidido pocas veces pero que tenía un buen recuerdo de mí y que le gustaría que nos viéramos cuando vaya a Valencia. Y acabó el mensaje con una frase que disparó mi motivación. Me fui contenta a trabajar. Conforme transcurrió el día, y de manera gradual, mi estado de ánimo se fue recuperando. Además, ayer cambié de proyecto y he estado dos días disfrutando del nuevo. De mi profesión, de mi trabajo… ¡de mi vida!

Un mensaje que me ha servido para salir de un estado de apatía que me había secuestrado por unos días. Y un mensaje que me recordará, cada vez que la tristeza me visite, la importancia de creer, de saber que todo va a salir bien. De estar segura de que los estados emocionales negativos vienen, pero si nosotros queremos, solo están de visita. Que el ánimo, el entusiasmo y la alegría forman parte de mi vida.

De la visita que me ha hecho el desánimo esta semana he vuelto aprender que siempre es mejor creer. Que voy a mantener la esperanza. Y a partir de ahora, cuando nombre a Esperanza, no diré que es una compañera, diré que es mi amiga. A una persona que me devuelve la motivación y el ánimo estando a cinco mil kilómetros me siento unida por un vínculo de amistad.

¿Tú qué haces cuando te sientes sin ánimo? ¿Crees o te dejas caer? Estoy convencida que si estamos atentos, el Universo o Dios nos mandará las señales oportunas para seguir creyendo. Y esta confianza será la que nos ayude a sentirnos mejor.

Gracias, Esperanza.

Una Torre de Babel

BabelCuenta el Antiguo Testamento que en un momento de la historia los hombres pretendieron desafiar a Dios, construyendo una torre tan alta que llegara hasta el cielo. Ya había ocurrido el Diluvio Universal y no querían estar a la merced de Dios, así que se pusieron manos a la obra.

Me gusta pensar que tuvieron un arquitecto y varios técnicos que dirigían las obras. Según el Génesis, utilizaron ladrillos en lugar de piedras y betún en vez de argamasa. Para castigarlos, Dios hizo que hablaran distintas lenguas, creando la confusión entre ellos, y los dispersó por distintos lugares de la Tierra.

En la oficina donde trabajo hablamos tantos idiomas y tenemos tan diversas procedencias que parecemos aquellas personas que se dispusieron construir la torre. Además, estamos en la Península Arábiga, no muy lejos de donde supuestamente ocurrió aquello. Curiosamente (¿o no?), es en Dubai donde está situado el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa. A veces noto que en estas tierras hay una energía especial. Para las tres grandes monoteístas, estos lares son muy emblemáticos. Lo noté especialmente cuando visité Jerusalén hace unos años, al otro lado de la Península.

El caso es que mis compañeros proceden de Egipto, Jordania, Argelia, Canadá, España, Afganistán, Tunez, Irak, India, Filipinas, Siria y creo que no me dejo ningún país más. El idioma común es el inglés (Dios tendría que eliminarlo para crear, de nuevo, la confusión) y todavía tenemos un lenguaje común mucho más fuerte: el dibujo. Líneas, representaciones y números que todos entendemos. Un sistema. Una forma estandarizada de trabajar.

Cada día escucho hablar en árabe. También en indio y algunas veces, afgano o filipino. Con la mayoría de mis compañeros me comunico en inglés. Con los españoles, en nuestra lengua materna y con los de Argelia, que son los ingenieros que calculan las estructuras, en francés. A estos les tengo un especial cariño porque son del país que muchos de mis amigos de cuando viví en Francia. Uno, incluso, de la misma ciudad que un novio que tuve.

Con nuestros proyectos no pretendemos llegar al cielo ni tampoco desafiar a Dios. Quizá sea por eso que nos recompensa con un ambiente tan rico en la oficina. Con el aprendizaje que ofrece esta multiculturalidad. Donde la mayoría son árabes, donde la religión es el Islam pero hay otras minoritarias (Cristianismo e Hinduismo) que son bien recibidas. Donde la tolerancia y el respeto son ejemplares.

A veces tengo la sensación de estar dentro de una película. El simple hecho de ir a trabajar cada día es una aventura, una experiencia irrepetible. Y paso tantas horas allí que siento a mis compañeros como si fueran mi familia. Y el jefe es un poco el padre de todos, nuestro patriarca. Los vínculos van más allá de lo estrictamente profesional. No hay nadie de Qatar, cada uno venimos con un pasado y una historia, dejando atrás nuestro país de origen. El estar solos aquí y vivir una especie de exilio hace que afloren lazos especiales.

Y a mí me gusta esta torre de Babel en la que trabajamos, en la que vivimos. Es interesante y enriquecedor. Aprendo y disfruto cada día y estoy construyendo relaciones muy importantes. Pediremos a Dios (aquí siempre se agradece, se pide y se justifica todo con la figura de Dios) que nos permita seguir entendiéndonos.

Soul’s home

LunaThroughout my life I have had the opportunity to meet many people guided by a firm belief in their religion. At times I felt lost and I had some jealousy for them. It was only in recent years when I developed my spirituality

Now that I live in a Muslim country, now that I interact closely with people walking through life according to the precepts of Islam, I realize that they live differently.

Religion is not one facet of their lives… it’s the central branch from which all the others develop. They have no doubt. They believe in God and are happy.

I’ve restarted yoga classes. I like them, but here they are different. We do exercises, practice asana and connect with our body. But we don’t look for a spiritual dimension as it was in Europe. Here that is covered. The last years in Valencia I practiced yoga, attended to meditation sessions and enjoyed several retreats in nature. I had the opportunity to meet people who, somehow, were looking for meaning in their lives and others who had found it and became a sort of guide for those seekers.

Unfortunately, too many people that I met were lost. Well, nobody here is in that situation. If I look to the West from this site I can see a strong spiritual crisis, a void that has been installed in the lives of many people.

I have friends who think faith is linked to a low cultural and intellectual level. And that’s not what I’ve found in the Middle East (or what I had seen in many Catholics). I’m surrounded by technical, scientific spirit minds that know that God is the beginning and the end of everything and I marvel at the strong belief they have.

I’ve seen them happy after prayer. I’ve noticed that enjoy life, because God wills it. Even knowing that another life waits for them, an eternal one, they value and appreciate what happens in it. And their movements are guided by a value system very similar to mine. They offer love and generosity, as their sacred texts claim.

They ask and thank God as I do to the Universe. They have very clear what is the road and face the difficulties with complete acceptance, because nothing happens without Allah wanted it.

Their souls are always at home. What about yours? Is it at place or goes missing? Has it traveled wandering, as it did at times mine? And most importantly, are you happy as well?

La casa del alma

LunaA lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas guiadas por una firme creencia en su religión. En algunos momentos me sentí perdida y tuve una cierta envidia por ellos. Fue solo en los últimos años cuando desarrollé mi espiritualidad

Ahora que vivo en un país musulmán, ahora que me relaciono de manera estrecha con personas que caminan por la vida según los preceptos del Islam, me doy cuenta de que viven de manera diferente.

La religión no es una faceta más sino la rama central a partir de la que se desarrollan todas las otras. No tienen ninguna duda. Creen en Dios y son felices.

He retomado el yoga. Me gustan las clases, pero aquí son diferentes. Hacemos los ejercicios, practicamos las asanas y conectamos con nuestro cuerpo. Pero no se busca una dimensión más espiritual como sucedía en Europa. Esto aquí ya lo tienen cubierto. Los últimos años en Valencia practiqué yoga, asistí a sesiones de meditación y disfruté de varios retiros en la naturaleza. Tuve la oportunidad de conocer a gente que, de alguna manera, estaba buscando el sentido de sus vidas y a otras personas que lo habían encontrado y se convertían en una especie de guías para esos buscadores.

Por desgracia, también me crucé con muchas personas que andaban perdidas. Pues aquí nadie se halla en esa situación. Si miro a Occidente desde este sitio puedo ver una fuerte crisis espiritual, una especie de vacío que se ha instalado en la vida de muchas personas.

Tengo amigos que piensan que la fe está ligada a un bajo nivel cultural o intelectual. Y eso no es lo que me he encontrado en Oriente Medio (ni lo que había visto en muchos católicos). Estoy rodeada de técnicos, de mentes con espíritu científico que saben que Dios es el principio y el final de todo y me maravilla la fuerte creencia que tienen.

Los he visto felices después de la oración. Me he dado cuenta de que disfrutan la vida, pues Dios así lo quiere. Aun sabiendo que les espera otra después, eterna, valoran y aprecian lo que les sucede en ésta. Y sus movimientos están guiados por un sistema de valores muy parecido al mío. Destilan amor y generosidad, tal y como les demandan sus textos sagrados.

Piden y agradecen a Dios como yo lo hago al Universo. Tienen muy claro cuál es el camino y se enfrentan a las dificultades con completa aceptación, pues nada sucede sin que Allah así lo haya querido.

Su alma siempre está en casa. ¿Y la tuya? ¿Tiene su lugar o anda perdida? ¿Ha viajado errante, como lo hizo en algunos momentos la mía? Y lo más importante, ¿eres feliz así?