Reflexiones…

      Ayer estuve en casa de mi amiga Tere. Teresa y Miguel me encargaron el proyecto para su vivienda y fueron mis clientes. Después nuestra vinculación se fue haciendo cada vez más personal. Es algo que me encanta de mi profesión: la implicación cliente-arquitecto. Para poder proyectar necesito saber cómo viven las personas que van a habitar los espacios que yo diseñe. En ocasiones me cuentan aspectos íntimos de sus vidas y de sus relaciones y, además, comparto con ellos la ilusión que supone hacerse una casa, con toda esa mezcla de emociones que conlleva: alegría, entusiasmo, inquietud, contento, etc. Y es en ese transcurso donde surgen lazos entre mis clientes y yo. Pues bien, así sucedió con Teresa. De vez en cuando voy a visitarla y disfruto de momentos realmente de calidad, en primer lugar por la compañía y segundo, por el entorno. Vive a unos pocos kilómetros de Vilamarxant, en la montaña, inmersa completamente en la naturaleza. Pero eso no es todo… la casa es de madera.

      Recuerdo que en segundo curso de carrera un profesor nos contó en una clase el cuento de los tres cerditos. Completo, nos dijo que nos iba a narrar una historia y ésta era la de tres cochinitos que construían sus viviendas con diferentes materiales y obtenían distintos resultados a la llegada del lobo. Es posible que todos tengamos en nuestra mente el paradigma de cómo funcionan los materiales y por tanto los españoles conservemos esta tradición de construir con materiales pétreos. Pues sí, ladrillos, cemento y hormigón resisten a los soplidos de los feroces y además no arden. Pero existen muchos materiales que también aguantan y que tampoco arden, como ciertas maderas tratadas. Pero hoy no me disponía a hablar de las características físicas o resistentes de los materiales sino de las características emocionales.

      Amigo, quiero que cierres los ojos y que te visualices en un espacio interior. Imagina que es el salón de tu casa, o una consulta a la que acudes, o la oficina donde trabajas. No serán lugares reales, sino imaginarios. Hoy tú vas a ser arquitecto y vas a proyectar espacios en tu pensamiento. Me gustaría que te ubicases mentalmente en ese lugar. El suelo es de madera, tipo parquet; las paredes son de piedra, pero no de baldosas pulidas, sino de lajas irregulares o de mampostería vista; las carpinterías son de madera; el techo está revestido por lamas de madera; hay plantas y flores en varios puntos; los muebles son de materiales naturales y una de las paredes, la más grande es una gran cristalera que vuelca a un jardín frondoso con grandes árboles. Este es el contexto en el que me gustaría que te ubicaras. No tiene porqué ser exactamente como yo lo he descrito, lo esencial es que los materiales sean naturales y estén poco tratados. Ahora, cierra los ojos y reproduce este espacio que te envuelve. Recréate en él y observa cómo te sientes.

      Gracias por ayudarme con este experimento. Ahora viene la segunda parte. También te tienes que situar en un espacio interior. Esta vez el pavimento será de hormigón visto, las paredes de baldosas cerámicas absolutamente pulidas; está decorada con objetos “de diseño”; el techo estará formado por placas desmontables; los muebles serán metálicos y de vidrio. A través del ventanal que ocupa toda la pared podemos ver un suelo de hormigón impreso y se observan, desde donde tú estás, muchos edificios, es posible que algún rascacielos. Cierra los ojos e imagínate en ese espacio. Tú eliges cómo es, eso sí, los materiales son muy artificiales y tratados.

      No te voy a pedir más visualizaciones por hoy. Gracias por haber jugado conmigo. Te quiero hacer una pregunta: ¿cómo te has sentido en cada uno de los casos? El objetivo era experimentar en el primero y añorar en el segundo una sensación de calidez, de bienestar, al sentirnos rodeados de materiales naturales, como me sucede cuando estoy en casa de Teresa. Durante miles y miles, y miles de años el ser humano ha vivido en un entorno natural, por eso nos sentimos tan cómodos. Los materiales pulidos, tratados, abrillantados, etc. son nuevos desde el punto de vista evolucionista. A nuestros genes no les ha dado tiempo a adaptarse. Por eso sentimos esa sensación de paz cuando estamos en un bosque o en una playa. Son nuestros hábitats naturales. El ser humano todavía no se ha adaptado a vivir en habitáculos superpuestos dentro de edificios, llamados pisos, ni a los sonidos de la urbe, ni a los suelos asfaltados. Por eso nos sentimos tan bien en la naturaleza. Por eso nos encontramos tan a gusto en los espacios que nos recuerdan a la naturaleza.

      Antes de despedirme quiero darte las gracias por haberme acompañado hasta el final, especialmente, si has hecho la práctica. Creo que a través de la arquitectura (aunque sea en la imaginación) podemos contemplar cómo experimentamos determinadas emociones. Y cuando te encuentres de verdad en un entorno natural, disfrútalo, toma conciencia de lo que te transmite. Y alégrate por tener esta oportunidad.

Anuncios

5 comentarios

  1. Me gusta mucho Geles. Pero con esos nombres tan técnicos y tan chulos me cuesta ver los materiales jejeje
    La próxima la haré mirando en internet los materiales…. pero si he entendido la esencia de lo que nos has querido transmitir, y me encanta la sensibilidad que aflora en estas lineas.

  2. Gracias, Paz. Me encanta tu feedback. Además, quería preguntarle a alguien que no estuviera familiarizado con la construcción si había sido demasiado técnica. Me has resuelto esta duda. Por supuesto, no mires en internet los materiales, la descripción era orientativa: imagínate unos materiales más bien naturales y luego, muy tratados. Y eso lo has hecho estupendamente.
    Me motiva mucho lo que dices… gracias!
    Un besito

  3. Genial, gracias Geles

  4. Muchas Gracias Geles,
    Está genial. Arquitectura y emociones. No podria ser de otra manera y no se entiende de otra manera. Difiero en algunos aspectos, en algunos edificios que no están hechos con materiales naturales creo que puedes encontrar esa paz y tranquilidad pero… no me hagas caso. Será la excepción. Me ha encantado el teto y… dice mucho de lo grande y buena que eres como arquitecta pero sobre todo de lo grande y buena que eres como persona.
    Un abrazo

    1. Muchas gracia Emilio. Sobre lo de encontrar la paz en esos espacios entiendo que es porque intervienen otros aspectos como la luz, el color, las proporciones, etc. Me encanta que me digas eso porque me lleva a preguntarme por qué es así, lo cual dará lugar a varias entradas.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: