Archivos de etiquetas: sacar diez

¿Un trabajo perfecto?

lisa_simpson13Cuando vivía en España mi trabajo consistía –entre otras actividades- en desarrollar un proyecto, normalmente, una vivienda y yo lo hacía bien. Pero nunca conseguía proyectos perfectos, de diez sobre diez. Todos se habrían podido mejorar.

El trabajo que llevo a cabo ahora es diferente. Mi cometido en el despacho ya no consiste en diseñar, sino en elaborar proyectos de ejecución. Me esfuerzo y lo hago bien. Pero nunca perfecto.

Según dice un amigo mío, “todo es susceptible de mejora hasta su completa inutilización”. Comprender esto me proporcionó un gran alivio.

No obstante, he conocido personas muy brillantes en su trabajo, tanto dentro como fuera de la arquitectura. En la universidad tenía compañeros que llegaban a realizar proyectos tan buenos que se merecían el diez que sacaban. Éste era el caso de mi amiga Dolors. Y así sigue, proyectando y ejecutando sus obras de manera excepcional. La admiraba (y admiro) mucho. En su momento sentía una cierta frustración estando a su lado hasta que aprendí a no compararme con ella.

En el instituto yo solía sacar nueves. Estudiaba mucho, me esforzaba y era constante. Sabía cómo obtener notas altas, pero nunca dieces. No me preparaba la materia completamente. Siempre se podía hacer más. Yo era consciente de ello y también sabía que el tiempo y energía que debía dedicar para obtener la máxima calificación no me compensaba. El trabajo necesario para optar a un diez es tremendamente mayor que el que se requiere para un nueve. Necesitas aprender y comprender absolutamente todo. Realizar bien el examen, entender exactamente qué espera el evaluador… Así que yo me conformaba con una nota alta, sin necesidad de que fuera la máxima.

Cuando realizo una actividad, me pongo a dieta o me propongo un nuevo reto no lo suelo cumplir al cien por cien. Dejo un margen de error. En mis relaciones personales no tengo un comportamiento modélico. Pero sí bueno.

Y tampoco he pensado en llevar a cabo todo de manera perfecta. Cuando me equivoco o un día me siento perezosa, cuando fallo… me lo concedo.

¿Aceptas con facilidad tus errores, tus fallos, la distancia entre tu comportamiento y el que se calificaría como perfecto?

Admiro mucho a las personas capaces de hacer una tarea, revisarla (hasta aquí, yo también lo hago) y seguir repasando, trabajando y mejorando. Y aportando más, más y más hasta que no se dejan ningún cabo suelto. ¿Tú lo haces así? Si la respuesta es sí, enhorabuena por tu dedicación y por tu capacidad de trabajo.

Si no lo haces, como yo, ¿estás satisfecho/a con tus logros? Quizá lo importante sea trabajar y conseguir los resultados que nos proponemos. Yo sigo aspirando a sacar un nueve.

¿Qué nota tienes tú como objetivo?

Anuncios