TERCER ANIVERSARIO

i_love_qatar_by_al_zoro-d4s745529 de noviembre, hoy celebro mi tercer aniversario con mi amado, Qatar. Tres años han transcurrido ya desde que aterricé aquí por primera vez, desorientada y asustada. Mucho ha llovido desde entonces. Bueno, quizá llover no demasiado porque vivo en el desierto, pero este tiempo que ha transcurrido ha marcado una huella profunda en mí. Incluso, a veces, llego a pensar que me ha forjado como a hierro. Como hoy me siento optimista, quedémonos solo con lo de la huella.

Ahora sé que Qatar es un capítulo importante de mi vida. Es difícil analizar una etapa cuando estás todavía embebido en ella, suele hacer falta perspectiva, pero me estoy dejando sentir. Y en ese sentir mi cuerpo me dice que pasó la introducción, que se acabó el desarrollo y que empezamos el último tramo, que quizá será el desenlace. Un desenlace que puede durar tal vez un año. O no sé cuánto más, pero que no siento que se vaya a dilatar eternamente.

Antiguamente, cuando me preguntaban cuánto tiempo pensaba permanecer aquí solía contestar que varios años, posiblemente me alcanzaran los mundiales. Y que uno de mis propósitos era aprender árabe. Ahora sé que no me dará tiempo a hablar este idioma. Y tampoco voy a empecinarme o a tomar decisiones transcendentales por esta cuestión.

Cuando terminó mi año Erasmus me dolió en el alma. Fue una de las épocas de mi vida más añoradas y cuyo fin más tristeza me causó. Pero cuando lo pensaba con frialdad entendía que el final de ese tiempo le confería razón de ser. Y que tenía que marcharme con ganas de más. Y que las relaciones con el grupo todavía se mantenían exultantes. Ello hizo que cada una de nosotras regresara a su país, pero que la amistad permaneciera tan viva como lo estaba el día de la despedida.

Ahora que sé que un día partiré tengo más ganas de disfrutar el tiempo que me queda en este lado del mundo. En mi trabajo –aunque a veces me queje-, con mis amigos, en los paisajes que nos ofrece Qatar y en los momentos conmigo misma.

Recuerdo con ternura los contextos que me hacían sentir incómoda al principio de mi vida aquí. Hoy me resultan tan naturales que ni siquiera los percibo.

Me gusta mi casa de aquí. Mis amigos, mi empresa, mis rutinas… ¡me gusta mi vida! Al mismo tiempo me he dado cuenta de que vivir en Oriente Medio es hostil. Curioso, he necesitado tres años para ser consciente de ello. Y lo hago ahora, cuando mejor me siento.

Y todo esto lo voy rumiando desde la tranquilidad que me proporciona mi situación actual. Gracias doy por ello. Esta paz y esta calma, esta ausencia de problemas (a Dios gracias, repito) me proporciona un tiempo de reflexión.

Y visto desde hoy, y siendo consciente de que en un año pueden suceder muchas circunstancias que nos hagan virar el rumbo, me da por pensar en un futuro cuarto aniversario. Y posiblemente esa celebración esté muy cerca del final de una etapa, si es que la vida, con su imaginación infinita, no me ofrece un plan distinto.

El tiempo me dirá…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: