HERRAMIENTAS Y LENGUAJES

Logo OsoLos últimos días me he acordado mucho de algo que me enseñó mi hermano: la diferencia entre el diseño y la herramienta para comunicarlo.

Cuando él descubrió su talento comenzó a asistir a cursos de lo que entonces creíamos que era “diseño gráfico”. Empezó con el mítico photoshop y luego aprendió otros programas (herramientas) más profesionales, enfocados de manera más técnica a la gestión de imágenes. Aquélla fue su primera etapa y no se limitó a las aulas. Una vez en casa, se sentaba frente al ordenador durante horas. Carteles, tarjetas, montajes, imágenes corporativas, logos… parecía que todo saliera solo. Era bueno y lo hacía bien.

La segunda etapa de su formación como diseñador fue el máster. Y esta vez, el aprendizaje sí versaba sobre el diseño propiamente dicho. Cuando acabó me explicó que había aprendido, esta vez sí, sobre composición, color, formas, tipografías, escalas, etcétera, etcétera, y que todo lo que había cursado previamente era sobre el uso de herramientas. Por supuesto, las necesitaba, pero se limitaban a un medio para expresar lo que ahora sí dominaba.

A lo largo de toda mi carrera he escuchado a muchas personas decir que ahora, con autocad, ser arquitecto es muy fácil. Amigos, los arquitectos e ingenieros del mundo estamos encantados con esta herramienta, pero no es más que eso, una herramienta. Precisa, eficiente y útil, pero incapaz de sustituir los conocimientos técnicos y de diseño. Es más, para ser un arquitecto me parece imprescindible saber dibujar a mano y supongo que en las escuelas de arquitectura –al menos en las de España- sigue siendo fundamental.

Todo esto viene a cuento de que en mi nuevo trabajo he descubierto nuevas herramientas y lenguajes para expresar nuestros proyectos, que son de interiorismo y tienen una escala diferente a la que yo siempre utilicé.

En mi anterior empresa anduve perdida al principio y aprendí como pude a elaborar proyectos de interiorismo. Pero es en ésta donde estoy descubriendo herramientas y lenguajes propios del diseño de interiores, en el que reinan los detalles, los colores y las texturas.

Con mi formación y experiencia soy capaz de pensar espacios, materiales y acabados a esta escala pero carecía de la destreza para comunicarlos, para plasmarlos en un documento. Desde que he descubierto una serie herramientas y lenguaje mi vida profesional se ha tornado mucho más sencilla y abarcable.

Y es que en cualquier profesión necesitamos los conocimientos propios y también las herramientas para materializarlos. Y el lenguaje, una vez que lo interiorizas, que lo haces tuyo, te permite crecer e ir más allá, pues es el medio que usamos. Como el idioma es el instrumento con el que pensamos.

De pequeña me explicó mi padre que las personas podían tener un talento innato para llevar a cabo ciertas tareas, como pintar. Pero el hecho de que “se les de bien” no es suficiente, hay que complementarlo con una formación para aprender la técnica. Quizá se refería al aprendizaje de las herramientas.

Y para terminar quiero preguntarte, en tu profesión y en el desarrollo de otras actividades, ¿qué herramientas utilizas? ¿Podrías desarrollar tus tareas sin ellas?

Mi lenguaje en la profesión son principalmente los dibujos y los planos. ¿Cuál es el tuyo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: