COMPARTIENDO ESPACIO

CasaCuando terminé la Universidad salté, de repente, a desarrollar una vida “de mayores”. Establecí un despacho de arquitectura aunque carecía de experiencia profesional y empresarial. Trabajé mucho y peleé para conseguir un mercado y una estructura de trabajo.

De aquella época recuerdo con cariño algunas escapadas, cuando visitaba a mis amigos que vivían en distintos puntos de Europa. No tenía mucho dinero pero la situación me permitía flexibilidad para salir de viaje de vez en cuando.

Milán fue uno de mis destinos más frecuentados. Laura y Shira, mis amigas de Suecia e Israel respectivamente, estudiaban allí y los viajes a Valencia de ellas y a Italia por mi parte resultaban muy económicos. Cada vez que aterrizaba en suelo italiano desconectaba de mis proyectos, de mi despacho y de las obligaciones “de mayores”. Por unos días volvía a ser estudiante de nuevo. Me invitaban a fiestas, me presentaban a sus amigos y, como si estuviera extendiendo el Erasmus, volvía a conocer a gente de todas partes.

Tanto cuando me quedaba en casa de Shira como cuando lo hacía en la de Laura, vivía la vida de estudiantes con toda su componente social, divertida y desenfadada que implicaba. Mis amigas gozaban de unos extraordinarios vínculos sociales y en aquellos viajes me hacían partícipe de ellos. ¡Disfruté tanto! Atesoré aquellos momentos en forma de recuerdos y deseé poder volver a vivir esa experiencia.

¡Qué pena que a esas alturas de la vida yo ya no vivía en Valencia! Había dejado el piso de estudiantes que compartía con mi hermano y, esporádicamente, con otros estudiantes que estaban en Valencia cursando su Erasmus. Y, ya lejos del ambiente universitario, me dedicaba a hacer funcionar un negocio que no terminaba de despegar porque la situación económica en España ya empezaba a flaquear, especialmente, en el sector de la construcción.

Vida de mayores. Reuniones con clientes, funcionarios, aparejadores, constructores… Todos españoles. Y todo muy serio.

Transcurrieron unos años y la vida me condujo por diversos e inesperados senderos. Desde aquella etapa, allá por el año 2007, siempre he vivido sola. Compartí casa durante una temporada en Doha, pero mis compis eran mayores que yo y participábamos de pocos momentos comunes.

Pero la vida te sorprende y te ofrece regalos, incluso, a veces, cuando ya habías olvidado que un día los anhelaste.

Por distintos motivos mis amigas Chelo (española) y Azadeh (iraní), han pasado una temporada en casa. Unas semanas críticas para las tres porque hemos vivido cambios, inquietudes e incertidumbres. Las tres hemos abandonado un trabajo y hemos conseguido otro nuevo. Tensiones con nuestras antiguas empresas, incertidumbre ante un nuevo empleo, momento de transición… Y no solo eso. Azadeh terminó la relación con su pareja. Tuvimos dos cumpleaños en casa, afianzamos la amistad con nuestro amigo Rafa, descubrimos el don que tiene Chelo para la cocina… Muchos acontecimientos en muy poco tiempo. Y en un minúsculo espacio. Podíamos sentir una especie de energía entre nosotras. Además de desvelar secretos y conocernos más, nos cuidamos, nos escuchamos y nos dimos cariño. Por las noches abríamos el sofá para convertirlo en la cama de Azadeh y allí nos quedábamos las tres, charlando, compartiendo inquietudes y poniendo humor a nuestras vidas. Nos dábamos masajes en la cabeza y compartíamos nuestros miedos.

Un regalo. Por lo que fue y por el momento de mi vida en que sucedió.

Yo antes pensaba que en cada edad de la vida “toca” hacer algo, cada cosa en un momento y no en otro. Por suerte estaba equivocada. Y así hemos vivido una etapa que se podría haber asociado a la vida de estudiantes.

Chicas, gracias por esta vivencia que queda para el recuerdo y por haberme cuidado en un momento crítico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: