Los interiores de los qataríes

Palacio¡Me encanta esta nueva experiencia! Diseñar interiores para las casas de los qataríes me está enseñando mucho más de lo que esperaba. Lo que quieren en sus hogares es un reflejo de su cultura, de cómo viven y de cómo piensan los autóctonos de esta área del planeta.

Y si bien cada persona es un mundo, también es cierto que se pueden apreciar una serie de cuestiones generales a esta sociedad y que se entienden mejor si conocemos su historia y su cultura.

Qatar es un país musulmán y, al igual que sus vecinos del golfo, protegen con celo su intimidad y mantienen una vida social de hombres y una vida social de mujeres. Si paseas por el zoco, Aspire Park o por alguno de los muchos centros comerciales, verás grupos de caballeros y grupos de señoras. Hay parejas y pandillas mixtas de otros países musulmanes, como los del norte de África o como mi grupo de amigos que es un rico batiburrillo de nacionalidades, religiones y edades y que está formado por ambos sexos. Pero en los países del golfo, los chicos con los chicos y las chicas con las chicas. Esto se traduce en el interior de sus casas. Las viviendas y palacios disponen de salones –majlis– para hombres y salas para mujeres.

Otra característica de este país, y que ya se ha convertido en un tópico a nivel internacional, es el alto poder adquisitivo que poseen los qataríes. Los originarios de aquí disfrutan de las mieles del petróleo y del gas natural. Y lo hacen desde hace unas pocas décadas. Podría decirse que es una sociedad de nuevos ricos. Y como todo lo nuevo –también el dinero- requiere de un tiempo de adaptación y normalización.

He escuchado a muchos expatriados decir que los qataríes “no saben cómo gastar el dinero”. Es cierto que muchos de ellos hacen alardes de increíbles excentricidades y que en muchas ocasiones se sienten atraídos por la ostentación.
Así, es fácil cruzarse a diario con fastuosos coches, ver los caros complementos que adornan su vestimenta tradicional, como bolsos y zapatos en ellas o gemelos y relojes en los puños de ellos. Y, en la parte que a mí me atañe de manera más directa, el lujo en sus casas. Aunque trabajo para algún cliente que se inclina por los espacios sencillos, los planos limpios y los colores neutros, la mayoría desean que su casa parezca un palacio europeo. Les gustan los materiales nobles, los mármoles, las maderas talladas e incluso las piedras preciosas en los revestimientos. Piden dorados y marrones y mucha ornamentación. Molduras, volutas, acantos y arabescos se adueñan de las paredes, los techos y el mobiliario y yo me siento como un arquitecto del siglo XVIII en la corte de Felipe V. A veces parece que mi vida se desarrolle dentro de una novela histórica.

Otra característica de esta cultura, y que también se refleja en la forma de diseñar los espacios es su tremenda hospitalidad, muy significativa en todo el mundo árabe.

Cuidan de sus invitados con una gran amabilidad y comparten sus bienes y su tiempo. Son generosos con las visitas y, concretamente, mucho más con las mujeres, que aquí son –somos- tratadas como reinas. Esto se traduce en los recibidores, halls, vestíbulos y zaguanes. Son espacios acogedores y fastuosos para ofrecer una bienvenida grandiosa al visitante.

Así que diseñando interiores puedo hacer una radiografía de la sociedad qatarí. Más o menos acertada, porque dice mi amiga Carmen que le pongo imaginación al asunto, pero bueno, así es como yo lo veo y como interpreto lo que me cuentan. ¿Qué te parecen los qataríes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: