Vendiendo mármol

-landscapeDesde que cambié de empleo he estado reflexionando, comparando y analizando las diferencias entre uno y otro. Mi labor es muy diferente en esta empresa. Principalmente me dedico a tratar con los clientes, a presentar el producto y a labores propias de un comercial.

Aunque pensaba al principio que no sabía de esto y que carecía de experiencia, he sacado de la mochila lo que aprendí en mis años como autónoma. Una etapa en la que, además de elaborar los proyectos, tenía que salir a la calle y buscar clientes. Venderles, mimarlos, cuidarlos.

Estoy entretenida. No consiste sólo en mercadear. En cada reunión, en cada presentación me llevo algo. Es más, cuando estoy con el cliente, me olvido de que tengo que vender, nunca pienso en las comisiones ni en los números. Comparto un rato con otra persona. Procuro pasármelo bien como hago cuando estoy con mis amigos. Intento que el otro esté a gusto y me enamoro cada vez más de nuestras obras de mármol y de nuestras piedras semipreciosas.

Reconozco que lo tengo fácil. Cuando estaba en España y me llamaba un representante, atendía con amabilidad, pero no me entusiasmaba la idea. Creo que en Europa nos sentíamos saturados de información, de proveedores, de gente que nos quiere vender. Sin embargo aquí el mercado está fresco, ávido de información, con ganas de que les contemos. Nuestro producto es exquisito. Y, además, yo lo pongo una cierta gracia.

El hecho de ser mujer me abre muchas puertas. La mayoría de las visitas las hago a hombres. Ingenieros, arquitectos, diseñadores de interiores o particulares. Y en esta cultura no pueden hacerle un feo a una mujer, así que siempre me dan cita para visitarlos o me atienden con amabilidad si les atraco en la oficina de la obra.

En el caso de las clientas locales, el hecho de relacionarse con una mujer les resulta sencillo, cómodo. Esa es una de las razones por las que me contrataron: las qataríes quieren tratar con mujeres. Algunas vienen a la tienda, escondidas tras sus abayas, y se relajan al hablar con mi compañera y conmigo. Mi jefe nunca les da su tarjeta, sería inapropiado. Lo hago yo.

Otro perfil que he encontrado es el formado por arquitectas y diseñadoras que han venido, como yo, en busca de un trabajo, una aventura o ambas razones a la vez. Suelen ser jóvenes, dinámicas, voluntariosas. Ponen entusiasmo y energía en lo que hacen. Como curiosidad, suelo conectar más fácilmente con las que proceden de países árabes, ya sean ellas cristianas o musulmanas. En esta cultura se valora mucho la hospitalidad, el cuidado de la otra persona y las relaciones humanas. De hecho, me siento cómoda. Cuando me reúno con alguien a quien ya he tratado varias veces, me tratan como a una persona cercana, casi de su familia.

Que te inviten a té o a café es casi obligatorio. Y el tiempo de compartir esa bebida da para charlar sobre el mármol y sobre la vida.

Por eso disfruto. Por la parte humana de mi trabajo. Por la relación con las personas. Y porque cada reunión es diferente. El otro tiene un origen distinto, una cultura, una religión, un pasado… Y al mismo tiempo establecemos puentes, alianzas, vínculos. ¿No es maravilloso? Las diferencias más que separar, nos unen. Y nos enriquecen.

Hace unos días visité un ingeniero en la oficina de la obra. Suerte que España solía visitar la obra muy a menudo, así que me siento cómoda en ese contexto tan masculino. El caso es que le enseñé las muestras, le conté sobre nuestros productos, me invitó a un delicioso café turco y estuvimos charlando. Me dijo que no conocía a nadie de mi país y que era la primera vez que hablaba con un español.

Así que aquí cada día es nuevo, cada momento es fresco y todos nos impregnamos de los otros. Por eso me lo paso tan bien.

Anuncios

5 comentarios

  1. Amiga Geles, puede que esta nueva etapa profesional te aleje un poco del ajetreo diario del trabajo del estudio, que por otra parte cada vez esta siendo menos gratificante, lo que no cabe duda es que disfrutas intensamente todo lo que haces; emocionan tus comentarios…. No dejes que te cambien.

    1. Amigo Enrique, gracias por tus palabras. La verdad es que cada vez que me he alejado de la arquitectura he vuelto a ella con más ganas. Esta etapa me está enriqueciendo mucho y sé que es eso: una etapa. Vendrán otras futuras.
      Bueno, a ver cuándo te dejas caer por Qatar y nos pones al día de todo.
      ¡Un abrazo fuerte!
      Geles

  2. LOS PROFESIONALES CON TAN BUENA INTENCIÓN COMO TÚ, TIENEN CABIDA EN CUALQUIER SITIO.POR TUS PALABRAS SE VE QUE SIEMPRE TE PONES EN EL LUGAR DEL OTRO, Y ANTEPONES LA PERSONA, AL PRODUCTO, ESO ES MUY IMPORTANTE, PUES CUANDO HABLAS CON ALGUIEN CON LA VERDAD, LAS PERSONAS SE ABREN A TI DE CORAZÓN.
    POR LO MENOS ESA TAMBIÉN ES MI FILOSOFÍA DE VIDA Y ME FUNCIONA, PUES SI AL CLIENTE EN ESE MOMENTO NO LE INTERESA TU PRODUCTO, EN CUANTO CAMBIE SUS NECESIDADES NO DUDES QUE TE BUSCARÁ.
    BUENO ESPERO LEER MAS POST TUYOS Y YO ESTARÉ PARA COMPARTIRLO.
    SUERTE

    1. Muchas gracias por tu comentario. ¡Qué bonito lo que me dices!
      Es cierto que tengo la costumbre (no sé si heredada de mi madre) de abrirme de par en par. Algunas personas me dicen que soy demasiado transparente y hay que esconder un poco… pero a mí -como a ti- me va bien así. Y tienes razón, la consecuencia es que el otro también se abre.

      He visto tu blog. ¡Enhorabuena! Me parece muy interesante y lo seguiré saboreando poco a poco. Admiro mucho que incluyas imágenes y vídeos. A veces me lo he propuesto, pero acabo expresándome solo con palabras. ¡Sigue adelante!

      Un abrazo,
      Geles

      1. Gracias a ti, nos seguiremos mutuamente, jijiii.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: