¿Con qué te emocionas?

AlhambraTodavía recuerdo algunas clases de un profesor que tuve en segundo de carrera. Impartía estética y composición y solía dar a sus sesiones un tono ameno y desenfadado. Tenía anécdotas, contaba historias e intentaba que viéramos la arquitectura desde un punto de vista teórico y casi filosófico. Un día nos contó que en un viaje visitó un edificio (no recuerdo cuál) y sintió ganas de llorar. Esto solo le había sucedido una vez.

Yo nunca he llorado de emoción al visitar un edificio. Sí me he sentido muy impresionada, como cuando estuve en la Alhambra de Granada. Todo un icono de arquitectura árabe y una obra maestra intemporal. Me fastidia bastante reconocerlo, pero recorrer arquitectura no suele estremecerme hasta lo más adentro de mi ser. Tengo compañeros a los que sí les sucede, o al menos, eso dicen.

Sí me he conmovido en muchas ocasiones ante el comportamiento de ciertas personas o por compartir un tiempo con gente sublime. Lo mío son las personas. Bueno, lo mío y lo de todos. Creo. No se me ocurre nada más importante.
Por otra parte, cada vez voy aprendiendo a sentir más y a pensar menos. A emocionarme de verdad, sin necesidad de ningún pensamiento o razonamiento previo. Esto no es tan fácil. Tiendo a intelectualizarlo todo y en muchas ocasiones he errado intentando pasar los sentimientos por la cabeza.

El caso es que si nos dejamos ir, podemos sentir. Con o sin edificios. Dime, ¿cuándo ha sido el momento de tu vida en que más te has emocionado? Te hablo de esa ocasión en que has sido pura sensación, sin pensar, olvidándote de todo, incluso de ti mismo/a. ¿O en qué momentos has sentido mucho?

Los que son padres dicen que los hijos son fuente de alegría y felicidad. Y de emociones, por supuesto. Cuando alguien describe lo que sintió al tener un hijo se queda sin palabras para hacerlo. ¿Es ese tu caso? Si eres madre o padre, ¿tener hijos es lo que más te ha emocionado en tu vida?

Siguiendo con el tema de la arquitectura, creo que es una cuestión muy visual. Relacionada con la estética, con la belleza. ¿Ante qué imágenes te has emocionado? Aprovecho para dar gracias a la vida (a Dios o al Universo) por el hecho de que exista el arte, por poder disfrutar de tantas obras y de su belleza, creadas con el objetivo de deleitarnos. Aunque no tengo muy claro si algunas de las llamadas obras de arte necesitan pasar por el cerebro para ser apreciadas. Pero éste es otro tema.

Y por último, me pregunto si podemos entrenarnos para emocionarnos. Creo que sí. Como he dicho antes, los últimos años me voy dejando sentir y me va resultando más fácil hacerlo. Como el Caballero que se deshizo de su armadura oxidada. ¿Será que todos llevamos una puesta en uno u otro grado? Propongo que nos la quitemos. Todas las emociones no nos resultan dulces y agradables, pero son necesarias. Incluso, la tristeza, la angustia, el enojo y el miedo nos hacen falta y pueden llegar a resultar sabrosas, como una tónica con limón o un chocolate negro. Propongo que nos atrevamos a sentirlas. Las amargas y, por supuesto, las más gratas. ¿Vamos a ello?

Anuncios

3 comentarios

  1. Querida Geles,

    Al igual que tu, no recuerdo haber llorado nunca de emoción visitando un edificio o contemplando una obra de arquitectura. Tal vez me sucedía siendo mucho más joven, cuando empezaba a viajar y necesitaba conocerlo todo. Pero ya no me acuerdo…..Sé que pasé un día entero en la catedral de Burgos, que cuando estuve en Roma o en Venecia me alegré de haber superado ya los primeros años de turismo cultural, pues entendí que de lo contrario habría sufrido mucho, por tener que regresar tan pronto, por perderme algo, por no haber comprado la guía o el libro adecuado, por no haber hecho suficientes fotos.……

    Recuerdo algunas anécdotas más sin mucha importancia….

    En la actualidad lo más parecido a emocionarme con la arquitectura me pasa cuando visito la casa Batllo o la Pedrera en Barcelona. Estas dos viviendas me parecen mágicas. Me siento como si estuviera en un cuento de hadas y me emociono intentando recordarlo todo, subir y bajar las escaleras, salir a la azotea a ver las chimeneas tan bonitas……Nunca había visto un sistema de refrigeración tan simple y tan abrumadoramente inteligente como el de casa Batlló.

    El modernismo me recuerda un poco al estilo nórdico: cierta estética infantil y pasión por la luz…..

    Algo que no ha dejado de conmoverme nunca es la naturaleza o la poesía. Cuando leo Amistad de Juan Ramón Jiménez, La cogida y la muerte de Federico García Lorca, o Recuerdos de Antonio Machado, siempre, siempre me emociono……… o aquel poema de Esplendor en la hierba.

    También, aunque no tanto, me pasa un poco con la pintura. Es emocionante visitar el Museo Sorolla en Madrid y ver la luz de Jávea y de la Malvarrosa en aquellas estancias……o acercarse a ver a Mark Rothco al Reina Sofía.

    1. Querida Esperanza,

      ¡Qué sensibilidad tienes! Te estaba leyendo y me estaba transportando a los lugares que nombrabas y sintiendo las sensaciones que describías.

      ¡Ay! ¡Gaudí! Un genio era. Me gusta mucho lo que dices del Modernismo. Es verdad, es como infantil. Sencillo (que no simple) y atractivo.

      Me encantan las personas que saben disfrutar con el arte. Sois muy ricas.

      Te recuerdo que en pocos meses aquí dejará de ser infierno y pasaremos al verano. Así que te espero cuando en Valencia haga frío.

      Un abrazo fuerte,
      Geles

      1. Hola Geles,

        Gracias por la invitación. Igual te doy una sorpresa y voy a verte. Es una oportunidad única. Ya veremos…..

        Te envio un fuerte abrazo.

        Espe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: