Amiga enemiga rutina

MezquitaLa palabra monotonía suele tener connotaciones negativas. Rutina o regularidad son términos por los que sintamos, quizá, más simpatía. Si hablamos de hábitos o costumbres, incluso, nos podemos dar cuenta de que nos hacen falta.

En el estudio llevamos a cabo proyectos de gran entidad y  edificios públicos. La forma de todos ellos es similar. Utilizamos los mismos ritmos, series, geometría, sistema constructivo y acabados. ¿Y esto es bueno o malo? Cuanto menos, cómodo sí que es. Nos centramos en un buen funcionamiento del edificio. Y una vez que cada uno de nosotros integre  el “estilo qatarí”, todo lo demás sale solo. Trabajando y con una cierta dedicación, “sale solo”.

En mi vida diaria necesito rutinas. Una base sobre la que apoyarme. Si eligiéramos cada uno de los actos de nuestro día, la vida no sería nada operativa. A mí me gusta basarme en una organización estipulada. Luego, de vez en cuando, nos la podemos saltar. Estas excepciones también forman parte del sistema y le dan un ritmo característico.

Dormimos por la noche y llevamos a cabo nuestras vidas durante el día. Tenemos unos horarios para nuestras comidas. Trabajamos cinco días a la semana y los otros dos los dedicamos a nuestro ocio y al descanso. Para casi todo nos apoyamos en unas rutinas. Y hay personas que las llevan hasta puntos extremos. Otros, que se dejan llevar por la espontaneidad, por la improvisación y que se sienten encadenados si deben seguir muchas pautas.

¿Te gusta sistematizar tu vida o prefieres que cada acontecimiento venga solo? Yo creo que siempre he tenido una tendencia al orden. Y ésta se vio acrecentada en una época de mi vida. Padezco síndrome de Menière y los primeros años en la universidad padecí varias crisis: pérdida de equilibrio y mareos. Si eran muy fuertes, venían acompañadas de vómitos y malestar general. Un médico me dijo que si regulaba mis horarios y gestionaba el estrés, mi estado mejoraría. Sin darme cuenta, me convertí en un robot. Todos los días me iba a la cama a la misma hora y me levantaba puntual. Hasta el punto de no salir los fines de semana para no romper mis horarios. Procuraba comer siempre con los mismos horarios y creé rutinas que hoy en día, habiendo transcurrido más de diez años de aquello, forman parte de mí. Claro, luego tuve que trabajar la flexibilidad. Tener una conducta elástica y saber saltarse las pautas es la clave. Muchas personas me dicen que soy rígida, aunque a mí no me lo parece. Posiblemente porque lo he sido mucho más.

Necesito un orden, un sistema, una rutina. En el trabajo me resulta muy cómodo. En cada proyecto no tenemos que pensar un nuevo sistema constructivo, una nueva estética, unos materiales diferentes. Está estipulado. A mí me aporta seguridad. Y, a partir de ahí, ya apostaremos con las demás variables. Porque la vida siempre te da juego, se inventa algo para que no te aburras.

A menudo he tenido un argumento en contra de organizar nuestras rutinas: el aburrimiento. Y resulta que, en mi caso, no tengo una vida en absoluto aburrida.

Otra influencia muy fuerte es la educación. Mis padres siempre han sido muy regulares y han llevado unas vidas “ordenadas”. Mi hermano y yo también. Según nos explicaba nuestro profesor de PNL, normalmente aprendemos por imitación o por reacción. Así que cuando unos padres –que son el modelo- tienen una conducta muy ordenada o, por el contrario, muy espontánea, los hijos pueden seguir el mismo patrón o pueden reaccionar trasladándose al otro polo.

¿Tú cómo te sientes mejor, con rutinas o con improvisación? ¿Te gustan las sorpresas o lo previsible? ¿Desearías tener una vida más ordenada? ¿O más imprevista?

Anuncios

Una respuesta

  1. […] Tranquilidad. Y así nos vamos moviendo, entre los estímulos de la novedad y la placidez de la rutina. Cada uno, más cerca de un lado que de otro. Y también hay momentos en la vida en que nos apetece […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: