¿Te pierdes en los detalles?

Doha (2)Desde que llegué al nuevo despacho mi cometido ha sido dibujar detalles. Detalles constructivos y, concretamente, baños. El hecho de dibujar detalles constructivos no resulta difícil. Lo más complicado era entender el sistema de trabajo, cómo se organizaba el equipo, la gestión de los proyectos y el protocolo de actuación. Y así he pasado mis días en el estudio.

Y desde ahí, desde el detalle, y muy poco a poco, voy entendiendo el funcionamiento del despacho. Me resulta cómodo. Me fijo en lo particular y de ahí me voy aprendiendo lo general. Y creo que esto no es muy eficiente. Lo óptimo para el aprendizaje sería hacerlo al revés. Por ejemplo, es mejor decir “la capital de Suecia es Estocolmo” que expresar “Estocolmo es la capital de Suecia”. Nuestra mente aprende y retiene nueva información de lo global a lo individual. Del todo a las partes.

Cuando vamos a estudiar un tema es mejor empezar ojeándolo. Luego, volvemos a leerlo todo con más detenimiento. Y después, ya podemos estudiarnos los apartados. Así es como nuestro cerebro trabaja. No puedo enfocarme en un párrafo hasta aprendérmelo y luego pasarlo al siguiente sin tener una visión global. Este método no funciona bien.

Me he dado cuenta de que algunas personas tienen mucha facilidad para captar el esquema general de un tema, una película o la estructura de una ciudad. Otros, algunas veces, nos perdemos en los detalles. Antes de venir a Doha me planteaba cuestiones que no eran ni secundarias y hacía suposiciones que, desde un planteamiento global, parecían absurdas. Y lo absurdo, al mismo tiempo, es que era consciente de ello.

Cuando tienes un acontecimiento, por ejemplo, te invitan a una boda y debes elegir cómo te vas a ataviar, ¿empiezas por lo general o te preocupa más el color de la sombra de ojos que te aplicarás? Bueno, si eres un chico, digamos que si piensas primero en el traje que llevarás o en la corbata. Y a veces puedes elegir el traje en función de la corbata. ¿Modificamos lo general en función de los detalles?

En un proyecto la primera lámina es el emplazamiento y situación del edificio. Luego vienen las plantas generales y, por último los detalles. Y es peligroso olvidar esta jerarquía. Y el proyecto, ya sea de arquitectura o de cualquier área, debe estar equilibrado. No podemos trabajar mucho unos detalles concretos y dejar sin definir aspectos globales. Me voy a proponer tener una visión más global y general de muchas cuestiones. Aunque, a veces, embelesarme con los detalles resulta liberador porque supone no cargar con el peso de lo general. ¿Lo haré por evadirme? ¿Quizá por entretenerme?

¿Y tú, te pierdes en los detalles? ¿Habrá personas que tienen una visión más general y otras que se enfocan más en lo particular? Sería una buena pregunta para mis amigos psicólogos. ¿Tiene esto algo que ver con la personalidad de las personas? ¿O es simplemente un detalle, un rasgo más de cuantos la conforman?

Para terminar, os dejo una imagen de Doha. Un bonito detalle que, en realidad, poco tiene que ver con el resto de la ciudad.

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Me gusta seguirte, guapa y si , yo también me pierdo a veces más con los detalles!
    Siento que estas contenta, un beso muy fuerte

    1. Sí, Asun, estoy muy contenta. Poco a poco me voy adaptando.
      Te mando un abrazo muy fuerte. Disfruta de estas fechas y que el 2013 empiece lleno de bondades.
      ¡Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: