Nueva casa. Nueva ciudad. Nueva vida

DohaYa hace diez días que llegué a esta ciudad. Poco a poco me voy habituando. El domingo por la tarde nos dieron –por fin- las llaves de nuestra nueva casa. El martes empecé a trabajar. Tantas impresiones que, de nuevo, me cuesta elegir.

Cuando estuve en Marsella el profesor de francés nos dijo que aprendiendo la lengua descubriríamos mejor la nuestra propia. Yo en ese momento no lo entendí pero al poco tiempo me di cuenta de que así era. Necesitamos comparar para identificar mejor “lo nuestro”. ¿Te ha pasado alguna vez que, conociendo a otras personas, te conoces mejor a ti mismo? Claro, si no tenemos referencias no acabamos de saber qué es particular nuestro y qué es igual en todas las personas. Viviendo en mi casa, visitando la ciudad y realizando mi trabajo en Doha me doy cuenta de qué hacen de manera diferente a nosotros y, así, redescubro cómo construimos en España.

El clima y la cultura son los dos grandes generadores de las características de los edificios y el urbanismo. Por ejemplo, no utilizan vierteaguas en las ventanas. Me di cuenta porque debía dibujar unos detalles constructivos y me fijé en los de otro proyecto que estaba terminado. ¡No tienen! Y no carece de sentido. Aquí no llueve.

Y la ciudad se estructura de una manera muy distinta. Tiene el centro junto al mar y las calles principales son radiales o diametrales. En realidad no son radios no arcos exactos, pero algo parecido. Yo estoy habituada a las retículas. Los romanos, cuando fundaban una ciudad, comenzaban por dos ejes importantes: cardo y decumenun. La primera, de Norte a Sur y la segunda, de Este a Oeste. A partir de ahí se trazaba una cuadrícula. Los árabes configuran las ciudades de manera distinta. Son una cultura muy volcada hacia el interior y les gusta guardar su intimidad. Por eso en zonas como El Carmen de Valencia las calles parecen laberintos. Es una manera de proteger su privacidad. ¡Hasta qué punto se refleja una cultura en la configuración de sus ciudades y de su arquitectura!

¿Y sabes cómo son las calles? Pues como aquí no se pagan impuestos (ni iva, ni irpf, ni seguridad social), son pocas las calles que tienen aceras o farolas. Ni tampoco hay pasos de peatones. Nadie camina y eso es lo único que no me gusta de este lugar. Todos los traslados son en coche. Tampoco hay casi transporte público. Solamente taxis y unos pocos autobuses.

Como contrapunto, no hay delincuencia. Según ciertos parámetros, Qatar es el país más seguro del mundo. La gente deja las llaves en el coche. No hay rejas en las ventanas y nosotras cerramos la puerta con llave por hábito pero podríamos perfectamente no hacerlo. No roban, ni atracan. Tampoco existe la mendicidad.

Casi todas las fachadas tienen un color entre amarillo, gris y marrón. Esto debe de ser por la tradición y por las tormentas de arena, que lo convierten todo en amarillo. Y los cristales no son totalmente transparentes, tienen un filtro solar.

El piso en el que vivo es grande, con estancias muy amplias y techos altos. Lo hemos estrenado nosotras. Es confortable y acogedor. Carol y yo ya hemos empezado a convertirlo en nuestro hogar. En siguientes entradas te contaré cómo es vivir aquí. Después de años residiendo sola, la buena compañía se agradece.

Creo que he sido un poco desordenada, contándote cuestiones de aquí y de allá pero en estos momentos no sabría hacerlo de otro modo. Irás notando como, poco a poco, vuelvo a estructurar mis textos porque yo misma ya estaré más organizada. Gracias por acompañarme.

Anuncios

8 comentarios

  1. Me encanta verte tan atenta a todo a tu alrededor, no dejes de contarlo todo… Gracias por hacernos viajar contigo.

    1. Las gracias te las doy yo, Pako. ¡Por leerme! La verdad es que me siento muy acompañada así.
      Lo de viajar conmigo… estoy escribiendo, en paralelo al blog, un texto más largo sobre mis primeros pasos en Doha. No sé si llegará a ser un libro pero, al menos, está siendo mi terapia. Os mantendré informados.
      Un abrazo fuerte

  2. Me gusta seguir tus andanzas por Doha porque me lo imagino, y es como si estuviera viviendo la aventura de alguien que aparece en los libros. Hasta la próxima entrada 🙂

    1. ¡Gracias Mari! Me alegro mucho de que te guste. Y la verdad es que me está costando poner orden en mis palabras. Supongo que, poco a poco, irá estableciéndose.
      ¡Un besito!

  3. Qué bueno Geles!!
    Graaaciiaasss y ánimo.

    1. Hola Emilio.
      A miles de kilómetros y sigues ayudándome como siempre. Todo va deprisa. El trabajo, nueva gente, distinto clima y yo encantada de la vida. Y de repente, un ánimo por tu parte. Entoces paro y recuerdo que estoy haciendo un esfuerzo. Que no me doy cuenta porque todo resulta muy rápido pero sí es una inversión de energía. Y ahí está tu palmadita para reconfortarme. ¡Gracias!

  4. Q bien tener noticias tuyas Geles y que nos cuentes tus experiencias, sentir que estas contenta y que todo esta yéndote bien. Me alegro un montón. Disfruta de la experiencia que has iniciado, de la vida y gente de Doha.
    Mucha suerte amiga!! Mantenos al dia en tus andaduras por Qatar. Tq.mua

    1. Maria Jose, guapa, gracias por tu comentario. Me ha hecho mucha ilusión. ¿Qué tal va todo por allí? ¿Vais a seguir haciendo retiros? Ya me irás contando.
      Te quiero, bonica.
      Geles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: