¿Qué hago con mi casa?

Dentro de cuatro días partiré. Rumbo a una nueva vida. O mejor, dicho, a una nueva etapa de ésta, mi vida. En las últimas semanas he estado centrada en ultimar todas las gestiones. Acabar proyectos, despedirme de muchas personas, organizar los cambios. ¡Qué increíble! He sido consciente de cómo estaba porque se ha reflejado en mi casa, en mi despacho. Y también porque mis clientes y amigos repetían la frase “vas acelerada”. O “nunca te había visto así, con lo tranquila que tú eres”. Y mi casa ha sido un pequeño desastre. Desorganización y objetos por todas partes, pendientes de ser ordenados. Este caos también se ha reflejado en mi agenda.

Además de organizar, gestionar y despedirme, también he tomado decisiones. Una de las más complicadas era qué hacer con mi casa. Todavía recuerdo aquella tarde, escuchando por la radio la final de la Eurocopa. Mientras España se enfrentaba a Alemania yo desembalaba cajas y me hacía a la idea de que tenía un nuevo hogar. Ese fue mi primer día. Venía de unos años con varias mudanzas y cambios y necesitaba estabilidad. No sabía cuánto duraría esta etapa pero necesitaba que fuera larga. Ahora lo sé. Cuatro años. Me recuperé de ese agotamiento en el que me habían dejado los sucesivos traslados y estoy preparada para emprender una nueva aventura.

Cuatro años en mi casa. Un espacio muy particular porque comenzó cuando yo llevaba a cabo la dirección de obra del edificio y comencé a ser propietaria. Realicé algunas modificaciones en el proyecto original y saqué un gran partido de un espacio realmente reducido. En realidad es una oficina, un despacho delimitado por dos paredes, una estantería y un panel japonés. Detrás de la estantería, que no llega al techo está mi dormitorio, aunque las visitas no saben lo que hay. Tan solo un hueco entre la estantería y la pared, a modo de paso. Y otro entre la estantería y el techo.

El panel japonés esconde, sin que nadie lo sepa, una cocina. Un espacio que se abre al de la oficina y que se funde con ella. Estoy más que satisfecha de lo que conseguí. Y le he tomado un cariño especial a este lugar, a mi casa. Y ahora, a la pregunta, le encuentro dos posibles respuestas. Alquilarla o dejarla como está. Emocionalmente creo que no me resultaría complicado que otras personas estuvieran aquí. Lo que me costaría es vaciarla. A nivel logístico es sencillo. Unas cuantas cajas y ya está. ¡Pero qué complicado emocionalmente! La decisión final es dejarla así. Tengo el propósito de venir dentro de unos seis meses. Sé que en ese tiempo me habré enamorado de mi vida allí (como me ocurre siempre) y habré dejado de tenerle este apego. Sí. Dejarla como está y ejecutar la mudanza en mi próximo viaje. Mi madre se ocupará de buscar inquilinos y gestionar el alquiler. Como lo va a hacer con tantas y tantas cuestiones que no sé cómo resolvería sin ella.

Entonces, ¿qué hago con mi casa? Primero, distanciarme emocionalmente de ella y después, alquilarla. Está llena de buena energía y la persona que viva o trabaje aquí será feliz. Lo sé.

Para terminar, ¿has dejado alguna vez una casa que era de tu propiedad? ¿Qué hiciste con ella?

//

Anuncios

10 comentarios

  1. Hola Geles, soy Adrian.
    Me dio tristeza que dejes ese departamento. Cuando entre a el me gusto mucho. Muy iluminado, con buena vista, muy hermoso. Leía que estas entrando en una nueva etapa. Cualquiera que ella fuera te deseo lo mejor. Un beso grande.
    ahh me olvidaba, el mejor lugar que habite hasta ahora fue el último departamento en Milán. En el centro histórico.

    1. ¡Hola Adrián!
      Muchas gracias por tus deseos. Este jueves parto hacia Qatar. La situación laboral y mis ganas de aventura han hecho que me decida a salir de España. Tú ya viviste esa experiencia en su día. Ya te iré contando.
      Un abrazo

  2. Geles, con la fotografía me puedo imaginar el resto…tu casa irradia luz y felicidad, y se nota que forma parte de tí. Entiendo que te de pena dejarla, pero pienso que haces muy bien no desprendiéndote de ella.
    Buen viaje el jueves y que vaya todo fenomenal.
    un abrazo,
    Carmen

    1. Gracias, Carmen. La verdad es que estos cuatro años he estado muy agustito en mi casa. ¿Y sabes qué? Que me encanta mi nueva casa. Grande, espaciosa, nueva. La verdad es que a veces nos cuesta desprendernos de algo y lo que está por venir todavía es mejor. Ya os iré contando.
      Un abrazo muy fuerte,
      Geles

  3. ten cuidado y se feliz pero ante todo se tu misma un abrazo y suerte.

    1. Muchas gracias, Raul. Y si te animas, manda cv por aquí, que hay muchísimo trabajo. Además, las empresas te pagan el billete para que te vengas y la casa.
      Un abrazo muy fuerte,
      Geles

  4. No tienes que hacer nada Geles.
    Ella seguirá ahí para cuando quieras volver.
    Si acaso, depende de lo que necesites o te la estimes, ponla en alquiler.
    Un besazo!

    1. Sí, Vanesa, creo que cuando vaya a España la vaciaré y le pediré a mi madre que se ocupe de alquilarla. Viéndolo todo desde aquí no parece para tanto.
      Besitos

  5. Se va lo mejor de la casa TU… Tal y como lo cuentas tardarás en volver, ya me conoces soy muy práctica, vender, alquilar o dejarla para vuelta, lo que mejor cuadre a tu nueva situación. Es curioso esta conversación tu y yo ya la hemos tenido, yo no tengo apego a las casas al final decidí quedarme la casa familiar de la montaña pero no por romanticismo sino por cuadrar con mi situación familiar, disfrutamos mucho con Paula, cuando eso se acabe la casa se acabará. Emocionalmente como tu bien dices en seis meses estarás enamorada de tu nuevo hogar y tendrás recuerdos muy bonitos de tu hogar en Villamarchante. Será porque nunca hago planes a largo con una casa… Toni sin embargo piensa en la casa de la montaña y dice: cuando me jubile me vendré aquí a plantar no se que leer y mil cosas más, yo soy incapaz de pensar a tan largo plazo. Feliz viaje y disfruta de la experiencia, (de esto no me cabe duda, disfrutarás) Mil besos amiga.
    Natalia

    1. Me encanta, Natalia… ¡cómo vives el presente! Te admiro mucho por eso y por tu falta de apegos. Todavía me queda mucho por aprender y en esto tú eres uno de mis modelos.
      A ver si me organizo y te escribo con calma.
      Un abrazo fuerte,
      Geles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: