Mediación

¿Qué tal se te da mediar? ¿Sueles tener actitudes diplomáticas? ¿En tu trabajo debes realizar arbitrios o peritajes? ¿Y cómo resuelves las situaciones en las que estás “en medio”?

No sé muy bien por qué pero no me resulta cómodo hacerlo en mi trabajo. Sin embargo no me cuesta demasiado en mi vida personal. Hace poco terminé un proyecto para una reforma integral de una vivienda. Por razones que explicaré en la próxima entrada no puedo llevar a cabo la dirección de obra. Le pregunté al cliente, que es el representante de una administración, si prefería encargársela él a otro arquitecto o que lo hiciera yo. Le pareció bien que yo buscara un compañero y así lo hice. Como el proyecto no es por la zona de Valencia a mis compañeros-amigos no les interesaba y busqué una persona de la zona por internet. Muy bien, estaba de acuerdo en dirigir los trabajos, estudió el proyecto y quedamos en la propia casa. Para ver el estado actual y para presentarle al cliente.

La reunión fue productiva. Todo cordial. Pero hubo un par de cuestiones en las que el nuevo arquitecto y el cliente negociaron. Y yo estaba en medio. Debía juzgar en cada momento de qué lado posicionarme. Y aunque esto fue una simple anécdota y la visita muy sencilla, me sentí en una posición incómoda. Él es un compañero y además ha aceptado ocuparse de la dirección de obra. Y al cliente lo conozco de toda la vida y sé que defendía los intereses de la administración que representa. Yo lo hice lo mejor que pude. Ellos no se dieron ni cuenta de que estaban negociando porque la conversación era fluida y natural. Sin embargo yo estuve incómoda. Y no es la primera vez que me ocurre.

¿Cómo te sientes tú en estas situaciones? ¿Actúas con naturalidad, sin ni siquiera darte cuenta de ello? ¿Te violentan? ¿Te cuesta ser objetivo? Pues me resulta curioso que en mi vida personal manejo mucho mejor estas tesituras. Entre mis amigos tengo fama de ser una persona diplomática y yo misma siento que manejo bien las situaciones. No sé por qué me cuesta tanto en mi trabajo. Me supone tanto esfuerzo que un día decidí que no haría más peritajes. Llevé a cabo dos y cuando me han ofrecido otro, lo he rechazado.

Con uno de los peritajes estuve en dos juicios, detrás del micrófono, siendo lo más imparcial que podía. No era algo suave. El arquitecto de la otra parte había realizado un informe –a mi juicio- agresivo, exagerando algunas cuestiones y describiendo otras con un tono que me pareció demasiado fuerte. El juicio era como una batalla y yo ya estuve nerviosa varios días antes. Con el otro peritaje también lo pasé mal. No llegamos a juicio porque hubo un acuerdo a última hora. Pero yo estaba muy preocupada porque el juez pregunta al perito si tiene alguna relación con alguna de las partes. Y sí, yo soy amiga de una de ellas, por eso me buscó a mí. Si necesitas un profesional, puedes contratar a un amigo, ¿no? Es más, tenemos un parentesco familiar. Ella es prima segunda de mi padre. Y aunque no compartimos ningún apellido yo sabía que mentiría si decía que no tenía relación ni vínculos familiares. No te imaginas el alivio que sentí cuando me comunicaron que no habría juicio. Conclusión: no haré más peritajes. Y así ha sido.

Y me pregunto, ¿cómo pueden ser tan felices los abogados, jueces, árbitros y otros profesionales relacionados con la justicia? O, quizá la pregunta debería ser ¿cómo puedo trabajar esta área de mi vida? ¿Cómo lo haces tú? ¿Te resulta fácil? ¿Medias con fluidez en tu trabajo? Creo que es una cuestión que debo trabajar.

Anuncios

2 comentarios

  1. Querida Geles, acabo de leeer tu post, confundes el término mediar, con arbritrar o impartir justicia…. un mediador es alguien imparcial que ayuda a las partes a encontrar un acuerdo que satisfaga a ambas…. por tanto, se requieren algunas cualidades que se deben trabajar mucho. Un mediador nunca pueda dar su opinión, ni dar un juicio de valor, como parte neutral e imparcial, emplea técnicas para que las partes vuelvan a entablar conversaciones y encuentren el camino de resolver sus conflictos ellos mismos.
    Es una cuestión a trabajar por la sociedad en general, por eso me hice mediadora, porque creo que es un servicio para los demás. La mediación permite que el vínculo siga tras resolver el conflicto que les mantenía alejados, se transforma la relación y permanece el vínculo en la mayoría de casos. Por eso se postula como el futuro de los conflictos, y en muchos países ya nos llevan muchos años de ventaja.
    Espero haberte sido de ayuda, una de las cuestiones que planteas, es que tomas partido por una de las partes, y para mediar no debes sentirte colonizado por ninguna de ellas.
    UN BESO GUAPA, buenas noches.
    PAZ.

    1. Gracias por esta aclaración, Paz. Creo que ha enriquecido el post. Y precisamente no poder hacer juicios de valor ni opiniones es por lo que me resulta tan difícil intervenir cuando hay diferencias (a nivel profesional quiero decir). En un peritaje debes hacer un informe objetivo y me resulta de lo más violento porque siempre te contrata alguien y claro, tú no te puedes poner del lado de tu cliente. Posiblemente sea separar las cuestiones técnicas de las emocionales lo más complicado.
      Un beso fuerte,
      Geles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: