Sin perder el Norte

Desde siempre recuerdo que mi padre ha dicho que era beneficioso para el descanso dormir con la cabeza orientada al Norte. Una vez, en la universidad, le pregunté a un profesor por qué esto era así. Él me contestó que era la primera vez que lo escuchaba. En ese momento, con la fe que les profesaba a determinados maestros eliminé esta creencia y me dije a mí misma que sería una superstición infundada. Por aquel entonces me acompañaba una visión muy escéptica del mundo.

Han pasado unos diez años desde aquella pregunta. Hoy me encuentro investigando cuestiones relativas a la geobiología y al feng shui. La geobiología es una ciencia que estudia las interacciones entre la Tierra y los seres vivos, centrándose en el análisis de la calidad energética y vital del espacio habitado. También me interesan la bioconstrucción, la radiestesia y la biohabitabilidad. Todas ellas, basadas en la ciencia.

Y por otro lado, en los últimos tiempos me siento atraída por el feng shui. No tan basado en cuestiones científicas, sino más bien ligado a la geomancia. Se trata de una doctrina nacida en China hace más de cinco mil años. Aunque guarda mucha relación con aspectos de la geobiología, la mayoría de sus enseñanzas no se pueden demostrar (¿todavía?). Y mi manera de averiguar si esto “funciona” es experimentándolo en mí misma y observándolo en las personas cercanas.

Quizá actualmente exista una simpatía social, una especie de moda por las terapias energéticas. También, una tendencia hacia la medicina natural y la alimentación ecológica. No sé si es una cuestión de salud, de vuelta a la Tierra o, simplemente, de moda. El caso es que el feng shui va de la mano de esas prácticas y que yo empecé a leer por curiosidad. Y también con un cierto temor a perder credibilidad y que alguna persona pueda considerarme un tanto esotérica. Por supuesto, nunca abandonaré mi rigor científico ni dejaré de aplicar mis conocimientos técnicos, pero… ¿y si puedo añadir algo más?

Tanto el feng shui como la geobiología recomiendan dormir con la cabeza orientada al Norte. En un laboratorio de Estados Unidos hicieron un experimento. En cada prueba, una persona dormía en una cama giratoria y se analizaba su actividad cerebral. Se comprobó que, efectivamente, la orientación influía en lo que ocurría en el cerebro y  que se descansaba más con la cabeza hacia el Norte.

No obstante, además de la orientación, existen números parámetros a tener en cuenta en cada decisión del proyecto. Y me sorprende que en las escuelas de arquitectura ni tan siquiera se mencionen. Cuestiones muy claras y experimentadas, como la influencia de corrientes de agua subterráneas, los cruces de líneas Hartmann –que ya os explicaré en otra entrada- o la repercusión del campo electromagnético de ciertas antenas sobre nosotros no son precisamente como para pasarlas por alto.

Algunos aspectos de la geobiología o del feng shui son bastante intuitivos. Otros hace falta aprenderlos. Y yo creo que los arquitectos debemos conocerlos. Después ya elegirá cada uno si los aplica o no en sus proyectos. Si te animas a seguirme cada semana, iré comentando cómo ciertas cuestiones de nuestra vivienda influyen en nuestra salud física y emocional. O quizá lo estoy haciendo desde el principio… En ese caso, ¡seguimos!

Anuncios

2 comentarios

  1. Me ha encantado tu post, Geles! Yo también soy un poco escéptico en todo lo que no se pueda demostrar científicamente, pero está claro que la ciencia está demostrando ahora, por ejemplo, que la meditación cambia las conexiones neuronales de nuestro cerebro, atenuando la ansiedad y potenciando las emociones positivas.

    Me ha parecido tan interesante lo de tener en cuenta la arquitectura de la casa, que en cuanto nos decidamos a construir sobre un solar que tenemos en Sagunto, me gustaría que nos hicieses un boceto. Y cuando encajemos la casa de nuestros sueños y el presupuesto :), que nos hagas y gestiones todo el proyecto. ¿Te apetecería hacerlo?

    1. ¡Hola Juan Pedro! Gracias, como siempre, por tus comentarios.
      Sobre lo del solar, me apetecería ¡y me encantaría! Te voy a hacer una propuesta: quizá todavía no tenéis pensado hacerlo pero podemos hacer ya unos bocetos sin ningún compromiso. Así podéis ir dándole forma a vuestro sueño.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: