Imitar o interpretar

Hace más de diez años que leí El lenguaje clásico de la arquitectura, un libro de John Summerson. En su momento estuve reflexionando sobre su contenido y me di cuenta de que el mensaje de Summerson es aplicable a muchos otros lenguajes.

No voy a explayarme demasiado en lo que cuenta. Si te interesan la arquitectura y el arte clásico, te animo a su lectura. Aunque es riguroso, se lee rápido y tiene muchas imágenes. El caso es que habla de columnas, de entablamentos y de otros elementos de la Roma y la Grecia Clásicas. Se utilizaron en su momento y se retomaron en el Renacimiento. ¿Cómo? Aprendiendo este lenguaje e interpretándolo. Los grandes, como Bramante y Palladio, entendieron bien la esencia, la gramática y el significado de cada elemento. Y crearon nuevos edificios utilizando esos componentes, conjugándolos. No conocían el copia-pega. Cada una de sus obras eran creaciones nuevas y clásicas a la vez. ¡Una arquitectura impresionante!

Después pasaron unos siglos y llegó el Neoclasicismo, acompañado de ciertas corrientes de pensamiento. Con una fascinación por “lo puro” y un espíritu de arqueólogos. ¿Y qué hicieron? Copiaron. Sí, ¡imitaron! Sus edificios, la disposición de las columnatas, las combinaciones de volúmenes… En fin, copiaron.

Y no voy a atreverme a decir que lo que hicieron los arquitectos del Neoclasicismo estuviera mal. Incluso, mi interpretación ha sido demasiado simplista. Pero para el mensaje que quiero transmitir creo que me sirve.

¿Sabes diferenciar, en el comportamiento de las personas, alguien que es “auténtico” de otro “que copia”? Por ejemplo, en la forma de hablar. Nuestro rico lenguaje nos da infinitas posibilidades y no hay dos hablas iguales. ¿Has observado alguna vez a una persona que imita a otra? Yo sigo convencida de que la prima de una amiga mía plagiaba a mi amiga -su prima- en el estilo de expresarse, de comunicarse. Mi amiga es muy genuina, todo hay que decirlo. Y su prima utilizaba expresiones, ritmos, tono, etc. sospechosamente similares.

¿Y en las pautas de comportamiento? Está claro que los seres humanos aprendemos por imitación. Pero a mí me gusta lo de imitar para aprender “el lenguaje”. Después, ¡hazlo tuyo! Cada uno de nosotros tiene una serie de características únicas. Aprende de los otros pero no los imites. Integra cada elemento que quieras incorporar a tu persona. Si lo haces bien, como los arquitectos del Renacimiento, acabarás siendo una verdadera obra de arte.

¿Y de quién aprender? Pues de los grandes, de los mejores. ¿De qué fuentes bebieron Alberti y Brunelleschi? Pues de la mismísima Roma y Grecia clásicas, de aquél momento de la historia tan grandioso. Pues lo mismo vamos a hacer nosotros, fijarnos en los extraordinarios.

Por tanto, primero pondremos atención en los grandes, en los mejores. Que pueden ser personajes de la historia o uno de esos seres especiales que tenemos muy cerquita, entre nuestros amigos y familia. Después aprenderemos de ellos el lenguaje. Y, por últimos lo “haremos nuestro”, lo integraremos en nuestra persona, sin copiar, ¡interpretando!

//

Anuncios

3 comentarios

  1. Geles. Creo que he llegado a tu Blog (ese del que hablamos el pasado sábado en la playa de Benicassim) y, me gusta. Me gusta mucho. Te siento diferente en la serenidad de estos comentarios que se notan meditados, reflexionados y con una intención didáctica y, en el fondo, también poética que, ofreces, imagino, a los demás, -nosotros- y a ti misma. ¿De dónde sacas el tiempo para tanta dedicación y tanta belleza? … tu trabajo, Desata, las Redes Sociales, reflexiones en tu Blog… ¿acaso comes, duermes? Envidio tu capacidad de trabajo y dedicación a los demás; espero aprender mucho de ti.
    ¡Qué cierto es lo que comentas!
    Recuerdo que yo tenía un amigo, un buen amigo de adolescencia y juventud, al que idolatraba. Copiaba sus frases y su lenguaje corporal, su actitud ante la vida… su generosidad y grandeza en el trato con la gente… su gran estilo para seducir y hacer amigos y amigas… con él aprendí el valor del Arte, apreciar la Pintura, amar la Arquitectura y, montar en Vespa por Ibiza… Me enseñó a sentir y a no avergonzarme de la belleza de unas zapatillas de ballet que una vez había comprado para regalar a Celia, su enamorada, que no su novia. Tuve la gran suerte de ser amigo de Jose Joaquín cuando éramos niños e íbamos a campamentos y, luego cuando nos volvimos a encontrar, pasados los años, y ya teníamos 19 y estudiábamos en la Universidad y “peleábamos hembras” (como canta Joan Manuel Serrat en su disco Mediterráneo) y, así fue, hasta el día que tuve que huir de él para seguir creciendo, para empezar a ser yo mismo e integrar lo aprendido y hacerlo mío; para no acabar, a los 23 años, siendo una copia burda de una de las personas mas inteligentes y sensibles que he conocido y, como tu dices, Geles, … .
    (No volví a ver a aquél gran amigo, que no supo o, no le interesó adaptarse a esta Sociedad y perdió sus mejores años, desequilibrado por la temprana muerte de su padre y posteriormente, esclavizado por el alcohol. Había comenzado estudios de Arquitectura y Medicina que nunca terminó. Su familia comunicó a la mía que murió victima de cáncer el año pasado. Es la primera vez que, desde entonces escribo sobre él y que le recuerdo con grandísimo cariño.)
    Geles, un beso, gracias y,…buenas noches.
    Rafa Ayala

  2. Quedó esta frase fuera del comentario anterior, no se porqué…

    y, como tu dices, Geles, … .

    Saludos de nuevo,
    Rafa

    1. Rafa, ¡menuda historia! Tienes la capacidad de deleitarnos con tus palabras y transmitir las emociones como si el propio lector hubiese vivido esas experiencias. Gracias por compartir el relato de tu amigo.

      Me alegra mucho saber que estás planteándote lo del blog. Será un regalo para nosotros, tus futuros lectores y también para ti. Porque la escritura tiene una función catártica. Yo no sería la misma si no canalizara mis inquietudes a través de las palabras.

      ¿Que de dónde saco el tiempo para conseguir dedicación y belleza, Rafa? Pues del mismo sitio que tú, jeje, que también estás vinculado a multitud de proyectos y eres una persona comprometida y amigo de tus amigos.

      En fin, gracias por tu comentario y, de nuevo, por compartir la emocionante historia de tu amigo. ¡Seguimos!

      Un abrazo fuerte,
      Geles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: