Forjados sanitarios

¿Sabes qué es un forjado sanitario? Te lo cuento. Y procuraré hacerlo entretenido. Vamos a construir una casa y la vamos a apoyar sobre el suelo. Las estancias de la planta baja estarán separadas del terreno por una losa de hormigón. Como te puedes imaginar, el terreno es esponjoso y tiene huecos por los que puede circular el agua, ocasionando las tan temida humedades. ¿Cómo las evitamos? Principalmente, tenemos dos sistemas. Uno es colocar una lámina impermeabilizante que actúe como barrera. Si es de buena calidad y se coloca perfectamente no tiene por qué originar problemas.

El segundo sistema consiste en crear una cámara entre el terreno y el “suelo” de la edificación. Puede tener, por ejemplo, 1,20m de altura. Normalmente ese vacío se configura excavando un poco y elevando la construcción otro poco. Como ya no podemos apoyar una losa sobre el terreno, pues ejecutamos un forjado, que normalmente está formado por viguetas y bovedillas. Habremos colocado unos muros de bloque en todo el perímetro y dentro de ese “espacio vacío” y sobre ellos apoyarán las bovedillas.

Por último, en las paredes de bloque, se colocan unas rejillas y así el aire puede circular. No solo tenemos la cámara de aire sino que además, está ventilada. Ejecutar este elemento, aunque encarece ligeramente la construcción, ofrece otras ventajas como son la posibilidad de pasar tubos de instalaciones por debajo. Y si hay alguna fuga de agua a lo largo de la vida del edificio, se accede a ese espacio y se arregla, sin necesidad de tener que levantar las baldosas ni picar.

¿Y por qué explico todo esto? Porque el pasado viernes descubrí una función del forjado sanitario que jamás se me habría pasado por la cabeza. En el curso de los Caminos a la Felicidad tuvimos el taller de Altruismo. Fue una de las mejores sesiones. Davi Montesinos impartió –altruistamente- la primera parte (la segunda corrió a cargo de nuestro Rafa). El hecho de tenerlo allí ya supuso una inspiración para nosotros. Es una persona muy comprometida socialmente. Dedica gran parte de su tiempo y de su energía a los otros. Y es feliz. ¿Casualidad?

Compartió con nosotros qué significa altruismo para él y nos trajo fotos y anécdotas de distintas experiencias que ha tenido como misionero. Muchas de ellas, de los tres años que estuvo en la selva de Perú. Hicimos dinámicas para ponernos en la piel de las personas de aquél poblado y nuestro ponente nos cautivó con sus historias.

Pensé en escribir esta entrada en el momento en que nos enseñó una foto de la cabaña de la Misión y yo descubrí una nueva función del forjado sanitario. Estaba construida en madera, era sencilla y se elevaba del suelo unos 60cm. Ese espacio era un vacío donde solo había troncos de madera que se veían desde fuera y que sustentaban la edificación. Nos explicó que lo hacían así para resguardarse del agua. “Claro –pensé yo- como nuestros forjados sanitarios”. Y que elevaban las construcciones también para protegerse de las serpientes, que era la principal amenaza de aquella selva. Así que el taller supuso toda una lección de altruismo… y también de construcción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: