Coche-casa

A veces vemos en películas estadounidenses a algunas personas que residen en caravanas. Qué concepto más curioso, vivir en una casa móvil. Mi pregunta es ¿nos podríamos sentir en un espacio así “en casa”?

Cuando era pequeña, durante unos años, me fascinaba la idea de tener una casa que se podía conducir a distintos lugares y les pedí a mis padres que compraran una autocaravana. Nunca conseguí convencerlos y, por tanto, nunca viví esa experiencia. Si has viajado en caravana, ¿podrías compartir tu vivencia? ¿Era como estar en una casa?

Mis padres tienen unos amigos con los que han hecho alguna excursión de fin de semana. Cada pareja llevaba una furgoneta equipada con un colchón. No necesitaban mucho más. Ni siquiera iban a ningún campamento. Les bastaba con encontrar un lugar agradable en la montaña. Y conquistaban ese espacio durante dos o tres días. Siempre volvían con buena cara y contaban que no estaban en la furgoneta sino en ese espacio silvestre, rodeados de naturaleza. Un claro en el bosque se convertía en su hogar por un fin de semana.

Para los amigos de mis padres estas acampadas eran un simple aperitivo, pues con su furgoneta-casa han recorrido, a lo largo de los años, toda Europa y también Marruecos. Ahora su furgoneta se ha estropeado definitivamente, tras diecinueve años de vida y ellos están tristes. Le tenían cariño. Con ella no solo han recorrido miles y miles de kilómetros sino que han vivido dentro. La habían convertido en su hogar durante aquellos viajes… ¿no era, por tanto, una casa?

Otro espacio distinto es un tren-cama. Eso sí que lo he experimentado y tengo el recuerdo de “estar de paso”, como cuando pasas una noche en un hotel. Te sientes extraño, no es tu casa, no es tu hogar. Simplemente es una cama donde pasarás una o varias noches. Es un lugar de nadie. Así fue como me sentí por una noche en aquel tren. ¿Has viajado alguna vez en uno?

Y otra casa, no con ruedas sino con quilla podría ser un barco. ¿Has viajado alguna vez en un barco o has disfrutado de un crucero? ¿Cómo fue la experiencia? Supongo que debe de ser parecido a estar en una pequeña ciudad, con espacios públicos y en la que cada uno vive en su casa-camarote.

Tampoco he viajado en yate pero intuyo que debe ser la versión fastuosa de la autocaravana en el mar.

Una vez más llego a la conclusión de que la esencia de una casa no está en su estructura, sus cerramientos, en sus paredes y acabados. Un hogar es algo más. Y, de manera excepcional, puede suponer una vivienda (permanente o esporádica) otro tipo de espacios. Como era el caso de la furgoneta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: