La importancia de los cimientos

A nadie le cabe ninguna duda que para que una estructura funcione bien son indispensables unos buenos cimientos. Para cada edificio diseñamos y calculamos la base, el apoyo, y lo hacemos teniendo en cuenta dos factores: la edificación y el terreno. Y esto es lo primero que se construye. Todos lo tenemos tan claro que “empezar la casas por el tejado” se ha convertido en una expresión popular.

Como las zapatas, las losas u otros tipos de cimentación están enterrados, no se ven. Pero cualquier deficiencia en su diseño, cálculo o construcción hará mella en el edificio. No podemos bromear con esta parte de la estructura. Recordemos que Dios lo ve todo.

Y lo mismo ocurre en la edad más temprana de las personas. Lo que suceda en los primeros años de vida es esencial. Todos sabemos que un recién nacido, además de tener necesidad de alimento y cobijo, requiere de amor. Y en realidad este cariño lo necesitamos toda la vida. Somos seres sociales y, a pesar de que a algunas personas todavía les cueste reconocerlo, necesitamos afecto.

Lo que sucede es que la falta de afecto en los primeros años de vida de un niño puede causar heridas importantes y puede llevarle, incluso, a tener comportamientos disfuncionales en la edad adulta. El bebé necesita el apego materno y es un requisito casi imprescindible para que tenga un sano crecimiento emocional. Según algunos especialistas, la falta de amor en los primeros años de un niño puede causarle enfermedades.

Todo esto ya lo sabemos o lo intuimos de algún modo, así que vamos a poner todo lo que esté en nuestras manos para que los niños crezcan con amor. Evidentemente, lo estáis haciendo ya con vuestros hijos, pero vamos a ir más allá. Si yo paso por una obra con la que no tengo nada que ver y, casualmente, veo que un operario está añadiendo agua al hormigón con el que va a construir los cimientos, estaré en la obligación moral de pedirle que detenga esa práctica peligrosa. Y si hacemos esto con un edificio… ¿cómo no vamos a movilizarnos con un niño? Aunque no lo conozcamos. Por suerte cada vez hay más sensibilización social. Y yo confío en que todos nos impliquemos más en cuestiones relativas a la niñez, no solo de nuestros hijos o niños próximos a nosotros, sino de todos. Seguro que tenemos ocasiones.

La buena noticia es que la base se puede reparar. Existen técnicas más o menos sofisticadas para intervenir en la cimentación de un edificio construido. Podemos reforzar y solucionar deficiencias en zapatas y losas. Lo mismo sucede con las personas. Los psicólogos hablan de resiliencia. Ya hemos comentado de este concepto en otras entradas y es la capacidad que tenemos para recuperarnos psicológicamente de heridas emocionales. Como ya vimos en Rejas, Muros y Contraventanas, personas que han estado en un campo de concentración durante la niñez o que han sufrido algún tipo de abuso han sido capaces de recuperarse y disfrutar una vida absolutamente normal.

Amiga, amigo, si sientes alguna herida en tu alma, ya sea generada en los cimientos de tu vida o en algún punto de tu estructura más reciente, recuerda que se pude sanar. A veces, darse cuenta de que algo tiene solución es el primer paso para acercarse a ella.

Y para terminar, me gustaría repetir lo importante que es el afecto. En todos los momentos de nuestra vida y, especialmente en la niñez. Vamos a tener presente que todas las heridas emocionales se pueden sanar y la mayoría de veces lo más necesario para curarlas es amor. Parece la fórmula mágica… ¡y quizá lo sea!

Anuncios

3 comentarios

  1. Cuanta razón tienes Geles. Te quiero mucho amiga.
    Salvador Sostres el jueves en su columna del mundo, habló de la relación entre la falta de abrazos y cariño, del padre a las hijas, y de que forma se vengan las hijas… casándose con un inútil, tatuándose o haciéndose un pearcin… Muy interesante… Me encantan tus paralelismos.

    1. Qué interesante… una venganza inconsciente de las hijas. Y en muchos casos será porque esos padres no han sido enseñados a utilizar un lenguafe afectivo. Gracias por la aportación.
      Natalia, yo también te quiero mucho.
      Un beso!

  2. […] construimos un edificio, éste apoya en el terreno a través de la cimentación. Dependiendo del tipo de suelo, ofrece un tipo de respuestas u otras. Por eso se lleva a cabo un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: