MANIFIESTO DE UNA ARQUITECTA

Mi amigo Raúl me acaba de enviar un correo. Un cliente les ha pedido presupuesto. Tiene una parcela y pretende construir una vivienda. Ha contactado con ellos porque son una empresa de construcción y realizan la parte técnica como aparejadores. Como otras veces, yo calculo los honorarios de redacción del proyecto y la dirección de obra.

Hasta aquí, todo normal. Lo que me ha irritado es la última frase del mail y la copio textualmente: “El promotor nos ha comentado que va a precio, así que a darle el mejor precio que podamos”.

Yo le he sacado una hoja con mis honorarios, con lo que incluyen y con determinadas cláusulas. Junto a este presupuesto le envío una carta y le pido que se la de al cliente. Sí, que le entregue el presupuesto de la construcción, del arquitecto, del aparejador y el siguiente texto:

Estimado promotor:

Aquí tiene los honorarios que ha solicitado para construir su vivienda. Como su objetivo es encontrar los más económicos, siga buscando, seguro que encuentra a alguien que lo hace más barato. Seguro. Ahora bien, ¿no le interesaría tener una vivienda BIEN construida? ¿No le apetece disponer de un proyecto bien trabajado, en el que se tengan en cuenta todos los parámetros de su caso en lugar de copiar los planos de otro proyecto con condiciones totalmente diferentes a las suyas?

Si yo cobro lo que cobro por realizar mi trabajo es porque tengo unos conocimientos, una experiencia y porque voy a dedicarle una cantidad de tiempo. ¿Sabe que puedo hacerlo en menos tiempo? Sí, será más rápido no tener en cuenta el diseño de la estructura desde el inicio. De este modo los pilares, las vigas, los huecos de la escalera y demás elementos estarán donde estén y finalmente eso repercutirá en la cantidad de  acero que lleve su estructura y en el trabajo de los encofradores, querido promotor. Entenderá ahora que ahorrar un poco de dinero en el trabajo de un técnico repercutirá económicamente en los trabajos de la obra.

Como se suele decir, lo barato… Pero no sólo durante el transcurso de la ejecución. Una vez concluida, la vivienda gasta energía, ¿le da lo mismo consumir más o menos electricidad a lo largo de toda una vida? Pues esto depende de dos factores: del proyecto y de la construcción. Hace años que dirijo obras construidas por la empresa que le ofrece este proyecto y le aseguro que lo hace bien, no sólo lo que se ve porque…  hay muchos elementos en la obra que no se ven. He encontrado ventanas con problemas de condensaciones a los pocos meses de estar instaladas. Morteros de mala calidad. Instalaciones deficientes. Goteras. ¿Sabe lo que cuesta reparar un defecto en la impermeabilización de la cubierta una vez que la vivienda está concluida y la empresa ha desaparecido? Le aseguro que mucho más que hacerla bien desde el principio.

Y todo esto, sin tener en cuenta la parte estética, la que sí se ve. ¿Le da lo mismo tener los azulejos bien o mal colocados? ¿Le importa tener defectos en los marcos de sus puertas? ¿Y los sanitarios mal conectados a la red de fontanería? Y así podría seguir con ejemplos y más ejemplos.

¿Y la figura del aparejador o arquitecto técnico? A veces está muy poco valorada. Algunos clientes ni siquiera entienden por qué hacen falta. Pues yo lo explicaré: supervisan cada paso que se da en la obra. Controlan desde cada armadura de la estructura hasta la calidad de cada ladrillo. Así es. Y además, son los coordinadores de seguridad y salud. ¿Sabe que si sucede algo en el transcurso de las obras, además de los daños emocionales que le pueda causar, es corresponsable como promotor y, por tanto, agente participante? ¿Y sabe por qué no suceden más desgracias? ¿Por casualidad, con todos los riesgos que conlleva la obra? Pues no, no es por casualidad, es porque un técnico minimiza esos peligros.

Antes de despedirme, una última pregunta. ¿Cómo elige uested a su dentista o a su cirujano? ¿También por precio?

Atentamente,

MªÁngeles Rivera Corbalán

Arquitecta colegiada 10.586 por el Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana.

Aquí terminaba la carta, pero yo sigo escribiendo.

¿Y nosotros, arquitectos, qué estamos haciendo? Ante la desesperación causada por este entorno hostil estamos compitiendo entre nosotros, hemos entrado en una batalla de precios. ¡Vergüenza me da a veces lo que sucede ante mis ojos!  ¿Dónde está el corporativismo? ¿Acaso no somos compañeros? ¿Acaso no estamos todos en el mismo barco? ¿Cuándo vamos a empezar a remar al unísono en lugar de ponernos zancadillas entre nosotros? ¡Basta ya! Empecemos a valorarnos, a darle a esta profesión el prestigio que se merece. ¡Somos profesionales!

A mis lectores habituales, gracias por haber leído esta entrada. Tiene un tono diferente a las que estáis acostumbrados, pero me he sentido con la necesidad de exteriorizar estas inquietudes y he aprovechado el blog como medio para difundirlo. Eso sí, el próximo domingo retomamos la Arquitectura y las Emociones con ese tono amble que intento utilizar para despedir -o iniciar- la semana.

Anuncios

21 comentarios

  1. Querida compañera de fatigas, me he visto en ocasiones como la tuya y al final veo que lo más importante es saber ajustar el precio SIN PERDER la calidad PERO no olvides que nosotros también vamos de compras y a veces funcionamos como no nos gusta que la gente funciona cuando nos compra, y ¡¡¡AHÍ ES DONDE TENEMOS QUE REFLEXIONAR!! porque si no hay demanda no hay oferta y a veces sólo con la mala experiencia se aprende. Es triste pero es así, a veces nos conformamos sólo con el precio y asumimos riesgo….y a veces como no nos sale tan mal….REPETIMOS!…Por otra parte no olvides la Ley de la libre competencia; NADIE puede ponerse de acuerdo en precios para obligar al mercado a comprar a los precios “pactados”. Sobre eso casi todos los juicios defienden al cliente.
    Estate segura que la CALIDAD es necesaria y tiene un precio que no siempre se PUEDE pagar pero a tí te toca ir haciendo valer tus tarifas como a todos frente al BBB: BUENO, BONITO Y BARATO Sra!!!

    1. Gracias, Marta. La verdad es que lo que más necesitaba era expresarme. Tienes razón en lo que dices y en lo de darnos cuenta de cuándo estamos en la otra parte y qué comportamiento tenemos.
      Lo de ponernos de acuerdo no lo digo por lo precios, que como tú bien dices, existe la libre competencia y en mi profesión están liberados desde el año 97. Más bien me duele cierto tipo de prácticas o actitudes entre nosotros.
      Lo dicho, que sentirme escuchada me ha aliviado. Gracias de nuevo.
      Un abrazo!

  2. Cualquiera te dice nada!!!
    Tienes toda la razón, sin darnos cuenta la mayoria de veces buscamos lo barato o que nos rebajen el precio de algo sin pararnos a pensar y sin dar importancia al trabajo y lo que es peor, al valioso tiempo que la otra persona empleo en hacer esa faena.
    Gracias por recordarnoslo!!

    1. Y a ti gracias por “escucharme”. La verdad es que estaba cabreada. Pero ha sido decirlo, sentirme escuchada y ver a tantas personas en la misma situación que ya me siento mejor.
      Un abrazo!

  3. Geles estoy contigo!!!!

    A mi también me ha sucedido lo de :”Quién le de el mejor precio” y mi respuesta ha sido :”Tú le regateas al notario que cuando firma y se hace responsable de lo que firma? Entonces por qué me regateas a mi?

    Y he visto a compañeros hacer proyectos por unos honorarios tan irrisorios que perdían dinero y me decían :”Es que así me encargarán más, me tengo que dar a conocer”… Esos arquitectos nos están degradando, y como he oído decir en el Colegio “Parecemos putas”.

    Tendremos que volver a establecer unos mínimos porque esto se nos está yendo de las manos.

    Sigue escribiendo Geles que lo haces muy bien!

    1. Gracias, Carol. Con este tipo de comentarios al menos me siento comprendida. ¡Mucho ánimo! Y seguiremos luchando.
      Un beso!

  4. Peor es que un compañero arquitecto te desplace en un proyecto con licencia concedida con tu proyecto básico y ya empezando a construir con tu proyecto de ejecución , y presentando modificaciones de tu proyecto sin haber ni pedido la venia del proyecto. No habiéndote abonado ni la mitad del básico el promotor y todo esto sin razones justificadas del cambio.
    Y lo mas doloroso de la falta de compañerismo es que el Colegio de Arquitectos contradiga sus estatutos dándole la venia para evitarse una demanda del promotor y que cuando lo expongo en el tribunal deontológico se laven las manos y miren a otro lado.
    Que sepáis que esto es el futuro de la Arquitectura : la selva , la anarquía y ver quien es mas barato. Si no lo remediamos la profesión de arquitecto se ira al garete.

    un arquitecto

    1. Pablo, lo que está sucediendo es tremendo. Alarmante, lo que acabas de contar. ¿No nos damos cuenta de que nos estamos haciendo daño entre nosotros?
      Mucho ánimo y seguiremos en el camino.
      Un abrazo

  5. Hola Geles, gracias por este texto tan argumentado, estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que comentas, muchas veces no nos valoran porque nosotros mismos hemos estado infravalorándonos durante muchos años, ¡es hora de empezar!.

    Un abrazo fuerte desde Chile.

    1. Tienes toda la razón, Isa, ¡es hora de empezar! Vamos a valorarnos y vamos a trabajar para defender nuestra profesión.
      Un abrazo

  6. Buenas noches.
    Considero que el factor fundamental es transmitir a la sociedad que para cualquier persona que se compra un piso o se inicia en la obra de una casa es, probablemente, lo que más le va a costar en su vida. Algo que le va a costar mucho y que si está bien diseñada, ejecutada, mantenida,… la disfrutará y si no es así se lamentará. Se lamentará con algo que, por muy barato que lo haya conseguido, seguirá siendo lo que más le ha costado en su existencia.
    Quién no se mosquea si después de una operación el cirujano le factura 100 euros, o los honorarios de un médico especialista son 4 euros. Yo me quedaría más tranquilo si pagara 4000 euros del cirujano o 70 euros del otro caso. Quiero decir con esto que lo devaluado en la sociedad es, en general, nuestra profesión. Haces bien compañera en cabrearte por el “mercadeo” ya que nosotros si que sabemos lo que valemos y lo que somos capaces de conseguir y hacerle ahorrar al que va hacer el mayor gasto que jamás hará.

    1. Hola Jose Luis,
      Gracias por tus palabras. Creo que con la comparación que pones se ve bastante claro lo que queremos expresar. Y lo de la compra más cara de la vida de una persona da bastante que reflexionar.
      Un abrazo

  7. Enhorabuena por la carta y por el coraje de darselo a un cliente aun a riesgo de perderlo. Eso es lo que teniamos que hacer siempre.
    El otro dia un cliente , de rebote conocido, con conocidos comunes, me dijo textualmente sobre el presupuesto para una inspección técnica en un edificio de viviendas : “…dice mi hija que si es pagando, que no lo hacemos…”.
    Su hija era la presidenta de la comunidad de propietarios.
    Sin comentarios.

    1. Sí, esa es una opción. Puede hacer lo mismo cuando vaya al mecánico y arregle el coche… ¡quizá se lo hagan gratis!
      Un saludo y gracias por compartir tu experiencia.

  8. Por cierto, le dije lo mismo :
    Tu médico y tu abogado y el notario , te atienden gratis ???
    Es que somos los tontos de la película.

  9. Hola,

    Lo primero de todo ¡¡¡¡APRENDER A CALCULAR LOS HONORARIOS!!!!… para ello os recomiendo que os descargueis la aplicación de http://www.arqueting.com gratuita.

    Siempre me gusta decir que la guerra de precios es necesaria en nuestro mercado,es lógica….eso es así y cuanto antes lo asumamos y sepamos amoldarnos a esta realidad MEJOR para todos…por eso a los que bajan y a los que no se ajustan… luchar en la guerra con las mejores herramientas y conocimientos!! … el colegio no sirve para eso. (ni para muchas cosas)

    Ya no somos compañeros, casi nunca lo fuimos, ahora somos competidores directos… pero eso si..yo NUNCA trabajo sin un beneficio!!… claro y el del kiosko tampoco.

    1. Hola JP,
      Gracias por compartir tu opinión. No obstante, a mí me gusta ver a los demás arquitectos como compañeros. Se me puede llamar ilusa, pero es mi manera de ver el mundo.
      Cuando estudiaba la carrera me llevaba bien con todos mis compañeros. Tuve mucha suerte: nos dejábamos los apuntes, quedábamos para estudiar y al que mejor se le daba una asignatura se la explicaba a los demás. Sus logros me alegraban como a ellos los míos.
      Y voy a luchar por tener un buen corparativismo profesional. Creo que es posible. Por mí no va a quedar.
      Un saludo

  10. Reblogged this on ecoark and commented:
    Buen post acerca de la realidad de la profesión de arquitecto hoy en día. “El cliente que va a precio”.

  11. Excelente post. Valiente por arriesgarte a perder al cliente pero sobre todo creo fundamental el fondo de tu mensaje:
    Debemos “educar” a la sociedad hasta que entiendan que nuestro trabajo es imprescindible, que la calidad en él es fundamental para todos, y que si bajamos los precios, necesitaremos mal-contratar mucho más trabajo para subsistir.
    Es obvio que mucho trabajo con los mismos o con menos medios (nadie puede mejorar los medios con los honorarios que estamos cobrando hoy por hoy) implica una baja de calidad, peligrosa para la SEGURIDAD, mala para la HABITABILIDAD y probablemente una edificación ineficiente y derrochadora.

    1. Gracias ecoark. Y sí, eso es lo que yo quería decir, si bajan los precios, de algún sitio lo “quitarán”, arriesgando la calidad de la obra a corto y/o largo plazo. Y los clientes deben saberlo.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: