Las entrañas de la arquitectura

Aún recuerdo una clase de construcción, en la Escuela de Arquitectura, en la que nos enseñaban diapositivas de partes de la obra mal ejecutadas. Una vez concluidos los trabajos nadie vería el fallo. El profesor nos dijo que cada detalle ha de construirse correctamente pues Dios lo ve todo. Dios lo ve todo… también es el título de un ensayo del arquitecto Oscar Tusquets, no obstante, este libro va por otros derroteros. Lo que mi profesor quería transmitirnos es que debíamos estar muy atentos a todo el proceso. Los fallos constructivos, aunque resulten invisibles, tienen consecuencias.

Y así es. Un aislante térmico mal colocado, una carpintería que no se ha falcado bien, una lámina impermeabilizante mal solapada… y tantos y tantos ejemplos en los que podríamos pensar. Estos fallos pueden tener consecuencias de diferente índole. Si el defecto es estructural, puede amenazar la seguridad de la edificación… no quiero ni pensar en las consecuencias. Otro tipo de desaciertos tendría consecuencias funcionales y nos haría incómodo el uso del inmueble o de una parte de éste. Y, por último, los que tienen consecuencias estéticas. Por ejemplo, unos azulejos mal colocados pueden cumplir correctamente con su función de revestir una pared pero consiguen un efecto estético nefasto. En este caso no sólo Dios los vería…

Cuando empecé la carrera no sentía demasiada simpatía por el momento de la construcción. Recuerdo las primeras visitas que hacíamos con la Escuela: ¡no entendía nada! Y fui aficionándome cada vez más a medida que empecé a comprender todo lo que allí sucedía. Cables, tuberías, cemento fresco, pilas de ladrillos… Pronto me encariñé con las tripas de la arquitectura.

En todas las profesiones existen. ¿A qué te dedicas tú? ¿Y qué pasa en las entrañas de tu trabajo? Yo creo que en todas las profesiones existe un interior y para que la obra final sea buena, te tiene que gustar. Y pienso, por ejemplo, en un cocinero. Normalmente las cocinas de los restaurantes están cerradas al público, son lugares íntimos y de ahí sólo sale el producto finalizado. Un profesor, preparándose una clase, con su escritorio y su ordenador lleno de carpetas abiertas, textos, apuntes… está en el momento de engendrar la obra final. ¿Te imaginas el taller de una modista, de un escultor, de una pintora o de cualquier profesional creativo? Y… ¿cómo es el tuyo, tu taller? ¿Qué relación tienes con ese interior de tus obras? Y me refiero tanto en tu trabajo como en tus aficiones o en las actividades que realices.

¿Te gustan esos entresijos? Yo me imagino en otras profesiones y tengo muy claro que no podría trabajar en ningún sitio en el que hubiera sangre, como un hospital, un centro médico o una carnicería. Tengo la sensación de que es una debilidad bastante común.  Por eso admiro a las personas que se dedican a ello. Asimismo me imagino una cantidad de talleres, trastiendas y centros de trabajo en los que sí sería feliz. ¿En cuáles lo serías tú? ¿Qué te gusta realizar, de qué te gusta ensuciarte las manos? ¿Y qué te resulta incómodo, molesto? Estoy convencida que aquello que te gusta hacer, crear, te sale bien. Cuando una actividad nos atrae, nos apasiona, le ponemos tanto interés y tanta energía que es imposible que el resultado final no sea bueno. ¿Qué te gusta elaborar y, por tanto… te sale bien?

Anuncios

3 comentarios

  1. Excelente reflexión, acabo de descubrir tu blog y me encanta, me pasaré regularmente.
    Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!Nos leemos!!

  2. Gracias Gorka, me alegro de que te guste.
    ¡Feliz año para ti también! El 2012 va a traer cosas importantes, estoy segura.
    ¡Un abrazo!

  3. […] Como las zapatas, las losas u otros tipos de cimentación están enterrados, no se ven. Pero cualquier deficiencia en su diseño, cálculo o construcción hará mella en el edificio. No podemos bromear con esta parte de la estructura. Recordemos que Dios lo ve todo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: