Eespacio versátil

Hace unos días estuve en un encuentro de networking organizado por Evap, la Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia a la que pertenezco. Siempre organizan actividades interesantes y con cierta periodicidad tenemos una comida o un desayuno para intercambiar información profesional entre nosotras. La novedad, en esta ocasión, fue el emplazamiento. En lugar de celebrarla en un restaurante o en una cafetería como en las ediciones anteriores, organizamos un catering en las propias oficinas de evap.

El lugar se acicaló especialmente para la ocasión. Cuando llegué casi no lo reconocía, de una manera natural se habían movido las mesas junto a la pared y se había conseguido un espacio central en el cual se desarrolló la reunión de lo más agradable. ¡Qué espacio tan versátil! ¡Qué bien se había adaptado! ¿Somos capaces de transformar ocasionalmente los espacios de nuestra casa o de nuestro lugar de trabajo? Es más, ¿somos capaces de adaptarnos nosotros mismos a cada situación sin perder nuestra propia esencia?

Piensa en alguna ocasión en que hayas vivido la transformación temporal de un lugar. Yo recuerdo algún garaje vestido de comedor, o de local de ensayos. Los garajes son espacios muy socorridos. Mi habitación en la casa que tenía mi abuela en San Martín acababa siendo lugar de reuniones de mis tías y a veces se convertía, incluso, en una peluquería o en un centro de estética. Y hablando de centros de estética, una vez dormí en uno, porque en casa de mi tía éramos muchos aquel fin de semana y a mí me tocó allí, en la camilla. También hubo un verano que nadie podía usar el comedor de mi casa de Henarejos porque lo convertí en oficina y estaba totalmente invadido por un ordenador (de los de antes, con pantalla grande), dos impresoras y montones de planos. ¿Cuándo has vivido tú el cambio puntual de uso de un espacio? Te animo a que nos lo cuentes, estoy segura de que ha habido situaciones de lo más creativas.

Y sí, se pueden adaptar perfectamente a esos usos para los que no fueron diseñados. De la misma manera, podemos nosotros acomodarnos a situaciones poco comunes. Casi siempre que asisto a una boda hay alguna persona quejándose del protocolo, diciendo que se siente disfrazada e incómoda por vestirse así. Yo pienso que la vida nos ofrece ocasiones de lo más diversas. Tenemos un día a día, una rutina y de vez en cuando, alguna excusa social nos obliga a cambiar algún aspecto. En realidad seguimos siendo nosotros mismos. El despacho de evap seguía siendo el despacho de evap, simplemente se había adaptado para acoger un encuentro.

Y además de adaptarnos por fuera a ciertos convencionalismos sociales, continuamente nos encontramos ante distintas situaciones y diferentes personas, ¿nos adecuamos a ellas? ¿Cómo andamos de inteligencia social? Si somos capaces de calibrar el estado emocional de las personas con las que nos encontramos, de reconocerlo, y de adaptarnos a él, conseguiremos tener relaciones de calidad. Cuando hablas con alguien, ¿tienes en cuenta –consciente o inconscientemente- la postura de su cuerpo, el tono de su voz, los gestos que hace, la dirección de su mirada, etc.? ¿Y te adaptas a ello?

Si aprendemos a captar la actitud, los gestos, la posición corporal… de la otra persona y a adaptarnos a ella conseguiremos crear rapport, sintonía y lograremos, de esta manera, relaciones de éxito, con todo lo que esto conlleva. Es fácil de conseguir, no obstante, requiere mucha práctica y entrenamiento. Si todavía no lo haces, te animo a ello. No significa “perder la personalidad”, simplemente es adaptarse a cada situación.

Así que, mientras vamos mejorando nuestra técnica del rapport, puedes ir contándonos de qué manera has vivido un espacio con un uso para el que no había sido proyectado.

Anuncios

9 comentarios

  1. Muy lindas tus reflexiones

    1. Muchas gracias Sandra. ¡Que tengas una feliz semana!

  2. Geles, genial el artículo. En cuanto a lugares que hemos utilizado para un uso diferente al habitual, te puedo contar que cuando era pequeña dormí con mis padres en el hall de una iglesia en Versailles, Francia.
    Besos

    1. Gracias Carie. Qué buen ejemplo… ¡y qué curioso! Parece una experiencia, cuanto menos, interesante.
      Un beso

  3. Gracias Geles
    Al leer tu artículo me acordaba del piso en el que vivía de pequeña que tenía 2 zonas con moqueta ¡y eran la gran pasión de los hermanos y amigos!:uno era la habitación de mis padres con la moqueta azul marino a la que no podíamos entrar llevando zapatos, y otro era el salón donde estaba el equipo de música y donde he disfrutado como en pocos sitios bailando con mis amigas. Moviamos todos los muebles y habíamos todo tipo de bailes ¡mi amiga Bea ahora es bailarina profesional pero es que disfrutabamos tanto de ese espacio! Lo de ir descalzos y poderte tirar al suelo era de lo mejor! Vaya buenos recuerdos

    1. Un salón como zona de baile… ¡me encanta! Y una de las usuarias, además, es bailarina profesional!! Seguro que tienes montones de vivencias en ese espacio. Me alegro mucho y gracias por tu aportación.
      Un abrazo!

  4. En el ámbito del amor no he tenido demasiada suerte, puedo decir que he estado enamorado en el pasado, por desgracia.

    1. Hola, yo creo que cuando hablamos de buena o mala suerte puede ser bastante relativo. Ademá, puedes enamorarte cuando quieras, de la vida o de ti mismo. Yo procuro hacerlo a diario. ¡Te invito a probar!

  5. […] en dormitorios de un modo muy natural, cambiando pupitres por camas. Esto me recordó a los espacios versátiles de los que ya hablé hace un tiempo. ¡Qué sensación más agradable fue habitar ese particular […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: