El aroma de la arquitectura

Dicen que cada casa tiene un olor y también dicen que todo el mundo se da cuenta de él excepto el propietario. Veamos si es cierto… ¿a qué huele tu casa? ¿Quizá a nada? Ahora piensa a otro hogar que hayas visitado recientemente… ¿a qué olía?

En arquitectura a menudo se habla de las texturas. Algunas veces, de la sonoridad. Y, por supuesto, constantemente, de su imagen, de su aspecto visual. En realidad percibimos los espacios arquitectónicos por los cinco sentidos. ¿Has sido consciente alguna vez de sus aromas?

El pasado viernes estuve en el Paraninfo de la UJI, en Castellón. Olía a madera, era un aroma envolvente y seductor. El edificio tenía dos años de vida y entre otros materiales que lo componían, la madera era uno de los protagonistas. ¿Y qué provoca, qué le confiere? Pues un efecto visual evidente, una sensación térmica y, además, un olor característico.

Cuando se acabó mi casa de Henarejos, podías sentir la fragancia de la madera recién pulida durante los primeros años. Las puertas castellanas no sólo eran un elemento de comunicación entre estancias. Tengo el recuerdo muy nítido de una rutina que consistía en llegar al pueblo, normalmente era en viernes por la tarde. Al bajar del coche el frío te golpeaba la cara y entrábamos deprisa en casa por la puerta de la cocina. Era en ese preciso instante cuando el aroma de la vivienda te envolvía y te daba la bienvenida. Era todo un anclaje. Hoy por hoy no sé si huele a algo, a mí me parece que no. No obstante, puede ser que no lo detecte al igual que no detecto mi propio aroma.

Del mismo modo que los olores de las personas nos agradan más o menos, los de las viviendas nos influyen de un modo parecido. Los hay que nos resultan placenteros o familiares y otros que no lo son en absoluto. Según los psicólogos, el olfato es un sentido que trabaja mucho de una manera inconsciente. A partir de ahora nos podemos proponer olfatear las casas y los edificios que visitemos. Pongamos más atención a los aromas y, así, desarrollaremos más este sentido y las sensaciones que nos evoca.

Y no sólo huelen los edificios concluidos. Las obras también tienen un aroma muy particular. A mí me encanta, es una mezcla de cemento y humedad. Polvo, arena y yeso. Cada vez que tengo una visita de obra disfruto, entre otros motivos, por el olor que desprende. Hace tiempo que llegué a una conclusión, encontré una posible respuesta a por qué me atrae tanto este olor, más allá de mi vocación como arquitecta: cuando yo era pequeña, mi padre volvía de trabajar, cansado, y traía impregnado en su cuerpo y en su ropa un olor a cemento fresco y a ladrillo.

Qué importantes son las fragancias y cuánto nos dicen. ¿De qué manera podemos trabajar con ellos en la arquitectura y en el diseño de espacios? Como ya hemos visto, utilizando materiales con mucha esencia, como la madera. En patios y jardines podemos trabajar con plantas, flores y arbolado. Y, el factor más importante: el olor de nuestras vivencias. Al igual que una persona, aunque no se aplique perfume, tendrá un aroma, lo mismo le sucederá a tu casa o a tu lugar de trabajo. ¿A qué queremos que huela? ¿A incienso, a flores, a ambientador? ¿Simplemente, a limpio? ¿A paz, armonía y equilibrio? ¿A alegría y buenos momentos?

A partir de ahora, tomemos conciencia de los aromas de los espacios: de los nuestros y de los ajenos. Aprendamos a disfrutas de ellos y también a escucharlos. Pueden contarnos mucho…

Anuncios

2 comentarios

  1. exelente la nota del olor es casi el aura que nos rodea.

    1. Gracias, Hugo. Tienes razón… el olor es como el aura.

      Un abrazo!
      Geles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: