Arquitectura para el deporte

A estas alturas todos sabemos lo necesario que es hacer deporte. Es imprescindible para mantener una salud física y emocional. Lo ideal es educar a los niños desde pequeños a tener buenos hábitos en lo referente a la nutrición y el deporte. Evitarán muchas enfermedades y tendrán una mayor calidad de vida. No obstante, nunca es tarde para empezar. ¿Practicas deporte? Yo lo hago desde hace unos seis años. Anteriormente para mí ejercicio físico era sinónimo de suplicio. Un sufrimiento, una obligación, el suficiente que bajaba siempre mi media en las notas. Afortunadamente tuve un novio que me ayudó a darme cuenta de que el deporte puede ser divertido, que se puede disfrutar y que es una actividad agradable. Desde entonces lo practico.

Además, tengo la suerte de rodearme de mucha gente deportista (mi amigo Antonio dice que para ser deportista hay que practicar un mínimo de cuatro veces por semana). De este modo, compartimos aficiones. ¿Tú haces ejercicio físico con regularidad? Segunda pregunta, ¿qué deportes practicas? Y por último, ¿dónde?

Me he dado cuenta de que el espacio donde se realiza el deporte le confiere a esta práctica unas características particulares. Voy a poner un ejemplo: el spinning se suele hacer en una sala cerrada y el ciclismo de montaña, en espacios naturales, abiertos. Vamos a ver cómo influye el entorno paisajístico o arquitectónico en el deporte que practicamos.

Según nos contaron en un taller, el ser humano se siente más cómodo haciendo ejercicio en espacios abiertos y naturales porque era en ese entorno donde lo realizábamos hace miles de años. En ese mismo taller nos aconsejaban ir a correr por la naturaleza antes que en una pista; ir en bici por montaña mejor que el citado spinning y en general, cualquier tipo de deporte al aire libre. Además de disfrutar de paisajes naturales y respirar aire fresco, la actividad sería más espontanea, con circuitos casuales y menos premeditados.

La misma comparación podríamos hacer con la natación, aunque nadar en un lago o en el mar presenta claras dificultades. El agua climatizada, transparente, sin olas y cerca de casa aunque no vivamos próximos al mar nos facilita mucho esta actividad. La piscina en la que yo nado tiene una estructura móvil y en verano paredes y techo desaparecen. La sensación es totalmente distinta.

Lo mismo sucede con las canchas. A menudo están en el interior de pabellones. Si tenemos suerte, estarán bien pensados y construidos. Otras veces se hallan en recintos con el perímetro cerrado pero sin cubierta, sin techo. ¿Has experimentado la diferencia? Y, por último, donde yo he visto disfrutar más: al aire libre. Los chicos -más aficionados al fútbol que nosotras- siempre descubren un campo de fútbol en los lugares más insospechados. También jugamos así en la playa, a voleibol o a cualquier deporte de pelota. Piensa en alguna ocasión que hayas jugado a algo en un parque o en la montaña… ¿a que disfrutaste mucho?

Aunque pensemos que el aire libre y la naturaleza son los espacios ideales para practicar deporte, no podemos negar las comodidades de los gimnasios, pabellones y polideportivos. Afortunadamente se están haciendo edificios hermosos con salas muy agradables. A menudo grandes cristaleras conectan con el exterior. Los interiores suelen estar muy conseguidos para realizar musculación, aerobic, deportes de contacto, etc. La próxima vez que vayas al gimnasio fíjate bien en cómo es la sala y la manera en que te influye ese espacio.

Así que ahora que somos deportistas, elijamos dónde ponerlo en práctica. Si podemos elegir, al aire libre. Y si no, pues a disfrutar del sitio en el que lo hagamos.

Anuncios

4 comentarios

  1. Querida Geles,
    Me encanta tu artículo pero… si me lo permites discreparé un poco.
    Es cierto, correr por la naturaleza en lugar de la cinta sin fin, salir con la bici por el campo en lugar de hacerlo rodeado de gente en el gimnasio o nadar por el mar en lugar de la piscina, te ofrece sensaciones mucho más placenteras. Los pabellones con luz, amplios y las piscinas modernas con techos y paredes que se mueven para adaptarlas a la época del año… son geniales.
    Pero… para mi lo que realmente da vida son las actividades que se realizan dentro y la funcionalidad que tienen. Puedes ir a pabellones preciosos, faraónicos en los que apenas se nota la presencia del público y en los que sólo por no encender las luces no se utilizan con niños. En los países del norte y este de Europa hay grandes pabellones, bonitos para los grandes eventos pero cada barrio tiene su “caja de zapatos” su pabellón pequeño, feo por fuera, cuadrado y de paredes grises pero útil y lleno de vida por dentro. Actividad y niños jugando, adultos acompañando y ocupando las horas todo el día. Pabellones útiles y llenos de vida. Es la riqueza de la arquitectura de las instalaciones deportivas. Si además se consigue que sean bonitos y que tengan luz y que sean amplios, ideal pero no debería de ser esa la prioridad.
    Te contaré una leyenda. Cuentan que hicieron una piscina, en un pueblo no muy lejano, olímpica, climatizada, con corchos ergonómicos y depuradoras bestiales y de profundidades bárbaras para el salto con trampolín.
    Dicen que la maqueta era preciosa y la inauguración de lujo, alcalde, consejero, concejal, arquitecto, todo el pueblo y… ¡¡qué gran piscina!! Qué bonita, ¡¡cuanta luz!!. Tanta, tanta luz que cuando se metió el primer nadador se dieron cuenta de que los focos estaban en el suelo de la piscina y la luz daba directamente a los ojos del nadador… ¡¡¡Ohhhhhh!!
    Qué bonita era la piscina y ¡¡que inútil su belleza!!
    Un abrazo Geles, y si te sirve de consuelo estoy convencido de que a ti, con tu capacidad empática y tu preocupación por el ser humano jamás te pasaría.

    1. Emilio, muchas gracias por tu aportación. Ya dijo Vitruvio (allá por el siglo I a.C.) que para que haya arquitectura necesitamos tres condiciones: “firmitas” (resistencia), “utilitas” (función, utilidad) y “venustas” (belleza). De nada servirá la belleza si la función no está resuelta o si la obra no se puede utilizar. Al edificio de la piscina de tu historia bien podríamos llamarlo “escultura gigante” (y cara, muy cara). Si el uso no está resuelto no lo aceptamos como “arquitectura”.
      Pues a veces no me expreso de forma clara, pero tengo tendencias más funcionalistas que formalistas. Para mí la prioridad es que el espacio esté bien resuelto, que los usuarios se sientan cómodos, que la actividad se pueda desarrollar de manera apropiada. Y después, la belleza.
      Un abrazo fuerte

  2. […] así que hay ciertas excusas para tener un holy day. Me encanta que se le dé tanto apoyo al deporte, tan necesario para mantener una buena salud física y […]

  3. […] completar la base de la salud de nuestro cuerpo, el deporte. ¿Cumplimos con este mantenimiento de nuestro organismo? Es una fuente de bienestar y necesario si […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: